“Tanto la derecha como el laborismo quieren mantener el enfrentamiento con los palestinos”


EHUD MANOR (Dr. en Historia, Universidad de Haifa, Israel)
22 de abril de 2006

entrevistas_01_israel

El Doctor en Historia de la Universidad de Haifa, Israel, Ehud Manor dictó una Conferencia en el Museo Etnográfico de Buenos Aires, el 17 de abril de 2006, invitado por la cátedra de Asia y África de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Manor, partidario de la izquierda israelí e ideológicamente cercano al laborismo del “Estado de Bienestar” que gobernó Israel antes de 1965, cuestionó el plan de desconexión de los asentamientos en territorio palestino, promovido por el ex Primer Ministro Ariel Sharon, atacó la posición del laborismo para lograr una paz con el mundo musulmán y criticó a la izquierda tradicional por no tomar medidas eficaces dentro del nuevo contexto mundial de la globalización.

Este es un extracto de la entrevista que le hizo el director de este sitio, Maximiliano Sbarbi Osuna, y de su exposición en la conferencia:


– ¿A qué se debe la escasa participación que hubo en las últimas elecciones israelíes, que fue sólo del 63 %?

Este desinterés es un mal de la política moderna israelí. Para los historiadores y para los que vemos la política como parte de un proceso histórico general esta baja participación es alarmante. Como también lo es el hecho de que el Partido de los Jubilados hayan logrado 7 escaños, porque los jóvenes descreídos agarraron esa boleta para hacer una broma. Que no haya participación, claramente es un triunfo de la derecha.

– Pero, la derecha fue derrotada, el principal referente, Benjamín Netanyahu del Likud obtuvo muchas menos bancas que las esperadas.

Si, pero Netanyahu fue vencido por su política de ajuste, por tocar el bolsillo de los israelíes. La derecha no es sólo el Likud, el Kadima y el laborismo se comportan como partidos funcionales a los sectores de derecha.

– Como seguidor del Partido Laborista, ¿estás de acuerdo con la política económica que han llevado a cabo cuando estuvieron en el gobierno?

Veamos, yo coincido con las ideas laboristas hasta el año 1965, a partir de ahí el mismo Partido Laborista empezó a desmantelar el Estado de Bienestar que priorizaba la educación, la salud y el trabajo. No creo en los líderes laboristas de hoy en día, ya que tienen planes económicos de derecha.

Que digan que es normal que haya un 10% de desocupación para que la economía funcione y no se caiga el sistema, no es una idea de izqueirda. Eso sostienen varios líderes del Partido Laborista. Por suerte dentro de este partido existe una tendencia que reivindica los planes económicos traicionales del laborismo.

– ¿Cómo funciona la izquierda en Israel? ¿Se manifiesta o mantiene un perfil bajo?

Si, hay movilizaciones, pero no son como en Argentina o en Latinoamérica. Las marchas de protesta son mucho menos frecuentes en Israel. Por supuesto que existe una izquierda idealista, que se asemeja a la del tercer mundo, que piensa que saliendo a la calle se van a resolver todos los problemas, pero no es mayoritaria. Aunque no sea militante político, yo me acerco más a la izquierda intelectual, que debate, que propone cambios.

– ¿Estás de acuerdo con la manera en las que llevaron las negociaciones los gobiernos laboristas de Barak y Rabin con los palestinos?

Tanto la derecha como el laborismo quieren mantener, en distinta medida, un enfrentamiento perpetuo con Palestina. Por ejemplo la derecha festeja cuando hay un atentado en Israel, porque de esta manera se confirma su teoría de que los árabes sólo quieren matar judíos y que con ellos no se puede negociar. Eso es una falacia, porque extremistas hay de los dos lados.

Por otra parte, una gran porción dentro del laborismo quiere que se desarrollen procesos de paz permanentes, desean que las negociaciones no terminen nunca.

– ¿Ves posible una desconexión total de los asentamientos en Cisjordania?

No, porque el plan que siguió Sharon para poblar los asentamientos los hace imposibles de desmantelar. Precisamente, en esas colonias se está ejerciendo el Estado de Bienestar, que dejó de existir en Israel desde 1965, esa fue la paga que recibieron los colonos por poblar los asentamientos.

El gobierno de Olmert sólo va a levantar unas pocas colonias aisladas. Hasta hace unos años, defendía la proliferación de asentamientos en los territorios conquistados en 1967, pero actualmente Israel no está dispuesto a abandonar Cisjordania ni a dividir Jerusalén.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: