Israel y Palestina: El plan de paz de Trump que murió antes de nacer

La nueva administración de Washington pone condiciones imposibles a Palestina para constituirse en mediadora en el conflicto con Israel, mientras que a Tel Aviv la apoya abiertamente.

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

Trump

Desde que asumió el cargo el nuevo presidente de Estados Unidos, Israel volvió a construir asentamientos en los territorios ocupados en Cisjordania, tras varios años de parálisis.

El premier israelí, Benjamín Netanyahu, vislumbró que tenía las manos libres para hacerlo, luego de que en la campaña electoral Donald Trump afirmara que iba a reconocer a Jerusalén como capital indivisible de Israel.

En tanto, el presidente palestino, Mahmud Abbas lanzó una insólita frase en su encuentro con Trump en la Casa Blanca: “estamos ante una nueva oportunidad, un nuevo horizonte que nos podría permitir alcanzar la paz”.

La respuesta del mandatario norteamericano fue que Palestina debía cumplir con dos condiciones: dejar de pagar a los familiares de los palestinos presos en Israel, una causa muy apoyada por la población del estado árabe, y acabar con la retórica anti israelí.

Diferencias

No sólo Israel lleva ocupada Cisjordania por medio siglo, sino que además se ha expandido de manera ilegal, dejando a Palestina convertida en pequeños grupos de pueblos aislados entre sí.

Por otra parte, las numerosas respuestas desmedidas de Tel Aviv a los lanzamientos de precarios cohetes y al repudiable accionar de lobos solitarios, que acuchillan civiles israelíes, son en sí mismas causas para tornar inviables el discurso anti israelí, dado que los efectos de la ocupación y de la colonización lo viven a diario los ciudadanos palestinos.

Trump es un escollo más para la paz en Medio Oriente, dado que tiene la libertad de imponer condiciones a la debilitada Palestina, y de deslizar alguna tibia sugerencia a Israel, como la de dejar de construir en Cisjordania.

El nuevo presidente norteamericano está claramente del lado israelí. Mientras que Abbas tiene que enfrentar, además, sus disidencias internas con Hamas y con otros grupos menores pero más aguerridos que no pretenden alcanzar una solución al conflicto, sino provocar la violenta reacción israelí a sus ataques.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: