Detrás de la pelea entre Trump y Peña Nieto

La estrategia de Peña Nieto ante el descontento social por el gasolinazo, la guerra que corrompió jueces y políticos, y el panorama comercial adverso de Washington – al que le exporta el 73% de su producción- es apostar al falso nacionalismo, alentar la privatización de Pemex, ceder ante las exigencias de Trump sobre el Nafta, continuar con el espectáculo de la fracasada lucha contra el narcotráfico y endurecer la política migratoria contra los centroamericanos.

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

trump

No se trata de la soberanía ni la dignidad de México lo que llevó al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a pronunciar un discurso en el que afirmó que no pagará por el muro transfronterizo propuesto por el presidente norteamericano, Donald Trump. El verdadero móvil son las fuertes presiones internas.

Tras la firma del decreto que permite la construcción de la valla, Trump requiere de la voluntad del Congreso para que habilite los fondos, que luego serían reembolsados por México, según la particular visión del excéntrico empresario que ahora está en el poder.

Pero como México se niega, Washington podría forzar a pagar el costo de construcción de la pared reteniendo las remesas que se envían hacia el vecino del sur, aplicando aranceles más elevados a las importaciones o cancelar algunos programas de asistencia.

Estrategia

Las protestas por el gasolinazo que paralizaron a México, junto con el descontento del ejército por causa de la fallida guerra narco, la destrucción del tejido social y de las instituciones tras diez años de violencia sin precedentes, son las principales amenazas que enfrenta el presidente mexicano.

El abandono de la que fuera una de las compañías petroleras más poderosas y eficientes del mundo, Pemex, para propulsar su desguace y privatización, es el origen del gasolinazo, que crea un descontento social equiparable a las torturas, desapariciones y asesinatos a los que México, lamentablemente, ya se ha acostumbrado.

Por otro lado, la duda sobre asistir o no a la reunión con el presidente de Estados Unidos, el próximo 31 de enero, fue resuelta por Trump al afirmar que Peña no se moleste en trasladarse si no quiere pagar el muro.

La oposición política presionó para que el presidente no se presentara, dado que de esa manera asumía tácitamente los costos de la muralla.

El mensaje de Peña afirmando que no pagará el muro, fue simplemente un intento de generar un sentimiento nacionalista entre los mexicanos, ya que el presidente cuenta solamente con el 10% de la aprobación popular.

Inviabilidad del muro

Es muy probable que semejante obra no se llegue a concretar nunca por varias razones. Es por eso, que Peña tomó coraje para pronunciar su discurso irreverente ante Trump. Por eso, el mensaje no estaba dirigido a Washington, sino que pretendía recuperar popularidad ante las crecientes protestas.

El Congreso de los Estados Unidos calculó el costo de la extensión del muro en 15 mil millones de dólares. No es seguro que apruebe desembolsar esa suma si no hay garantías de que México lo pague.

Además de lo significativo de ese costo, existen otros problemas. Se verían invadidas propiedades privadas, se violaría el tratados sobre el río Bravo, que impide construir vayas, se vulnerarían territorios indígenas, y además durante varios kilómetros la topografía es adversa.

Todos estos impedimentos se suman a otros, que quizás no son valorados por Trump: impacto medioambiental y crecimiento de migrantes muertos al intentar cruzar un muro más seguro, con mayor vigilancia y alambres electrificados.

Centroamericanos en México

De todas maneras, aunque se construya la tan mentada pared, el negocio narco no se va a detener mientras haya un gran mercado de consumo de drogas en Estados Unidos; en todo caso se encarecerá.

Asimismo, en los últimos dos años, México endureció el trato a los migrantes centroamericanos y casi duplicó la cifra de deportados.

La ONU calcula que unos 400 mil centroamericanos cruzan México ilegalmente cada año, muchos de los cuáles escapan de la violencia que viven en sus países principalmente en Guatemala y Honduras.

Ante la llegada de Trump, varios migrantes optan por obtener una visa humanitaria en México, algo que Peña piensa rever, ya que si se concreta el muro, México se vería desbordado de personas que no logran cruzar hacia el norte.

Los cárteles narcos se aprovechan de la debilidad de los ilegales centroamericanos; a algunos les secuestran documentos, los toman de rehenes a ellos o a familiares, y los reclutan como fuerza de choque contra otros narcos y contra el Ejército.


Alternativas

Peña Nieto sabe que Trump va a renegociar el Tratado de libre Comercio (Nafta) con sus socios y que además México va a estar solo porque Canadá anunció que podría establecer un acuerdo bilateral con Estados Unidos, dejando a México asilado ante la voracidad del gigante.

Por otro lado, el crecimiento del desempleo va a ser significativo, porque Trump está repatriando a algunas de las empresas que producen en México y exportan hacia Estados Unidos.

Estados Unidos le está marcando la agenda a Peña Nieto, quien buscará una confrontación de baja intensidad para obtener apoyo nacionalista interno, deberá aceptar las condiciones que le imponga en el Nafta, porque el futuro del Tratado Transpacífico es incierto tras la retirada de Trump.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: