¿Por qué Santos provoca a Venezuela y pacta con la OTAN?

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

El recibimiento del presidente de Colombia Juan Manuel Santos al opositor venezolano Capriles es un gesto de poder hacia las FARC para demostrarles que el gobierno de Nicolás Maduro no cuenta con la fuerza que tenía Chávez para influir en la agenda de paz. Además, la visita del vicepresidente norteamericano, Joe Biden, y la suscripción de un acuerdo con la OTAN fortalecen la posición interna y regional de Santos y pone en peligro la construcción de la unidad latinoamericana.

nicolas_maduro_y_juan_manuel_santos

Con la llegada de Juan Manuel Santos al poder, la distensión entre la Venezuela de Chávez y la Colombia de Uribe se pudo hacer concretar y con ello se lograron retomar los acuerdos comerciales, desmilitarizar la frontera, revitalizar el moribundo intercambio fronterizo y propiciar el diálogo con las FARC.

Sin embargo, la semana pasada, a pesar de un avance en las conversaciones de paz, el rumbo de las relaciones de ambos países parece haber tomado un inesperado y peligroso giro.

CAPRILES Y BIDEN

Tras el anuncio de importantes avances en las negociaciones en La Habana entre la guerrilla FARC y el gobierno colombiano, el vicepresidente norteamericano, Joe Biden visitó el país y felicitó a Santos por el logro. Al día siguiente el líder de la oposición venezolana Henrique Capriles fue recibido con honores en Bogotá por el presidente de Colombia.

¿Qué fue lo que irritó al gobierno venezolano de Nicolás Maduro de esta visita, si durante la campaña Capriles ya había sido recibido por Santos sin ninguna repercusión?

Sucede que Capriles, como Estados Unidos aun no reconocen la legitimidad de las elecciones de Venezuela ni la derrota del gobernador de Miranda. La gira de Capriles, que continuará en Perú, es parte de la campaña de desestabilización de ciertos sectores empresariales venezolanos que quieren borrar de una vez por todas al chavismo del poder.

El gobierno de Maduro ha sido reconocido por la enorme mayoría de los países del mundo, que no cuestionan su legitimidad, con la excepción de Washington.

MADURO Y LAS FARC

El escaso margen de votos por el que triunfó el presidente Maduro y la constante envestida mediática de la oposición impregnan de debilidad al gobierno venezolano. Por eso, Maduro reaccionó elevando el tono contra Santos para demostrar fortaleza por un lado, y por otro porque nunca antes Colombia, luego de la finalización del mandato de Álvaro Uribe, había actuado en contra de los intereses de Venezuela.

Las FARC se encuentran en su momento de mayor debilidad. Sin el apoyo de Chávez, con una Venezuela políticamente más débil y habiendo sido derrotadas militarmente y descabezadas sus cúpulas, deben aceptar varias de las condiciones que el gobierno de Colombia les impone, como por ejemplo no revisar el pasado o presente represor del ejército colombiano que las combate.

Pero, la guerrilla es consciente de que sentarse de igual a igual con el gobierno en una mesa de diálogo, produce que aumente sus chances de convertirse en un partido político a mediano plazo e integrarse en la vida democrática colombiana, como ha sucedido con otras fuerzas beligerantes en el pasado.

¿ES POSIBLE LA PAZ CON LA GUERRILLA?

Lo es siempre y cuando ambas partes vayan cediendo terreno en diversos aspectos hasta alcanzar puntos en común.

Por ejemplo, el acuerdo firmado la semana pasada, es sólo el primero de una serie de ítems. Se centra en la reactivación de la economía del campo, en incentivar económicamente a los pequeños productores, la lucha contra la pobreza y la redistribución de tierras.

Pero nada se ha acordado sobre poner fin a los latifundios, que están controlados por grandes empresarios de la tierra. Ese fue el origen la lucha de las FARC y nada parece indicar que esa desigualdad vaya a modificarse, lo cuál deberá ser aceptado por la guerrilla para poder continuar negociando y para encontrar una salida a su propia debilidad militar.

LA GRAN APUESTA DE SANTOS

Criticado constantemente por su mentor político, el ex presidente Uribe, con respecto a las negociaciones con las FARC, Santos ha logrado tener el visto bueno de Biden, ha impuesto una agenda a la guerrilla luego de haber acentuado las maniobras para derrotarla en el campo de batalla.

Además, le ha dado a las FARC un mensaje importante al recibir a Capriles, que consiste en remarcar la debilidad de Maduro, algo que la guerrilla debe aceptar para poder continuar dialogando.

Por otro lado, el presidente colombiano anunció que su país suscribirá un acuerdo con la OTAN con el objetivo de que Colombia ingrese a ese organismo.

Esta movida fortalece a Santos en el frente interno contra su adversario Uribe y además convierte a Colombia en cabeza de playa de la organización militar que con impunidad ha violado la soberanía de varios países asesinando civiles como en los casos de Yugoslavia, Pakistán y Libia.

Además, pondría en peligro los avances que se han hecho en la región para independizarse parcialmente de Estados Unidos y construir una unidad regional, mediante la formación del ALBA, UNASUR y CELAC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: