Chávez, las elecciones y las milicias bolivarianas

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

Ante la posible contundente victoria electoral del presidente Hugo Chávez en las elecciones del 7 de octubre, la prensa opositora internacional puso en marcha un mecanismo de desprestigio, al que ya había recurrido en los últimos diez años.

Durante el golpe del 11 de abril de 2002, la mayoría de los diarios más importantes de habla hispana celebraron la sustitución ilegal de Chávez por el empresario Pedro Carmona. Durante las 48 horas posteriores al secuestro del presidente los medios televisivos mostraban cómo supuestos defensores de Chávez disparaban a una parte del pueblo desarmado que había salido a la calle para apoyar al nuevo gobierno.

Sin embargo, pericias posteriores y evidencias aportadas por el cruce de grabaciones demuestran que en realidad los chavistas no disparaban contra civiles desarmados, sino que respondían al fuego de los golpistas, que contaban con armamento.

El fin de semana pasado se puso en marcha otra operación mediática contra Chávez. Esta vez, el protagonista fue el diario conservador español ABC, que literalmente acusa al gobierno de crear comandos armados para repeler una presunta victoria del opositor Henrique Capriles en los comicios presidenciales, que desemboque en un autogolpe o en una resistencia armada ante un eventual gobierno del opositor.

El artículo ya forma parte de la campaña electoral venezolana, dado que la oposición le da veracidad y lo expone como parte del modus operandi chavista para perpetuarse en el poder.

La investigación que se basa, según el medio, en documentos secretos a los que el diario tuvo acceso, sostiene que el sistema fue inspirado en las unidades Basij iraníes, que reprimieron las revueltas de 2009, que pedían transparencia en las elecciones presidenciales y una flexibilización del régimen teocrático.

Anteriormente, en las elecciones parlamentarias venezolanas de 2010, se había lanzado una acusación similar, pero esta vez se acusaba a los “bolivarianos” de haber sido entrenados por militares cubanos.

¿Enfrentamientos armados?

Hay que convenir que Chávez mantiene un discurso militar, lo que no debe extrañar porque el presidente es militar.

También, hay que reconocer que no es un buen perdedor. Tras el referéndum constitucional de 2007 –la única elección nacional en la que el chavismo fue derrotado, con el 1,3 % de diferencia- se vio a un Chávez ofuscado en el discurso que brindó ante la Asamblea Nacional. Estaba confundido, no terminaba de creer que el pueblo no había acompañado en su mayoría su propuesta de reelección indefinida.

Pero, respetó los resultados, no llamó al pueblo a la calle, ni convocó a las ya creadas milicias bolivarianas a tomar las armas para abortar las elecciones. Tampoco dio un autogolpe al estilo Fujimori, sino que trabajó para ganar las elecciones siguientes, objetivo que pudo alcanzar.

La sociedad venezolana está militarizada, quizás en ese contexto se pueda entender la existencia de las milicias bolivarianas, que son un cuerpo de civiles reservistas, como existe en varios países, como los EE.UU., España y Chile.

¿Qué amenazas enfrenta Venezuela? En primer lugar, el belicismo del ex presidente colombiano Álvaro Uribe promovió en parte la decisión de Chávez de crear las milicias bolivarianas

Además, la constante penetración de paramilitares de Colombia en territorio venezolano para perseguir a guerrilleros durante su gobierno y el plan de instalar siete nuevas bases militares norteamericanas en el país vecino pusieron en alerta al presidente.

En ese sentido, Washington dispone de dos bases militares frente a las costas venezolanas en las Antillas Holandesas.

Internamente, los bloqueos económicos de una parte de la burguesía nacional amenazaron con colapsar la economía nacional en 2003 y el sangriento intento de golpe de 2002 fueron desestabilizaciones que ha sufrido la institucionalidad venezolana por parte de opositores nacionales y extranjeros.

Pero, ¿eso justifica la creación de un cuerpo armado que interactúe con Ejército? Uno de los objetivos incumplidos de las milicias bolivarianas es “contribuir al mantenimiento del orden interno y la seguridad”.

Los índices de violencia urbana que presenta Venezuela se ubican entre los más altos del continente, superados por Guatemala, Honduras, México y Brasil.

Que Chávez coaccione a los miembros de las milicias para que sirvan solamente a sus objetivos de perpetuarse en el poder es algo que en teoría podría ocurrir, pero jamás el presidente echó mano de este cuerpo para amedrentar a opositores, ni siquiera cuando perdió las elecciones de 2007 y mucho menos cuando fue derrotado en el estratégico estado de Miranda en las que ganó el actual oponente Capriles.

La ventaja de Chávez en estas elecciones dispara mecanismos espurios para desprestigiar al oficialismo e intentar por lo menos derrotar al presidente en la mayoría de las gobernaciones y alcaldías, un plan de desgaste que limitaría la influencia política del chavismo en el mediano plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: