Hollande y Merkel moderan el tono y se aprestan a negociar

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 30/04/2012)

A medida que se acerca la segunda vuelta electoral francesa, los temores de Alemania a un triunfo del opositor François Hollande comienzan a disiparse cuando asesores del candidato muestran un acercamiento a la postura de liderazgo de la canciller alemana Angela Merkel.

Desde Berlín dejan ver una distensión en la dureza de las medidas que Alemania impuso al resto de Europa. El objetivo es rebajar la tensión entre Merkel y Hollande, ya que el socialista no ha sido recibido por la mandataria alemana, quién apostó por la continuidad de su socio, Nicolas Sarkozy.

En tanto, el presidente francés no puede mostrar con orgullo el alineamiento con Berlín e intenta ocultar los efectos de la crisis financiera que agrietan a casi toda Europa, centrándose en captar el voto de la ultraderecha con anuncios xenófobos.

Pero, Hollande esgrime como táctica de campaña una futura negociación con Merkel de un nuevo pacto fiscal y su intento de introducir medidas de crecimiento, antes que la disciplina, para salvar a Europa de la asfixia y el desempleo. De esta manera, el socialista se muestra como una opción de cambio sin romper con la alianza político-financiera que domina hoy a la Unión Europea (UE), para tranquilizar a los mercados.

TEMORES DE ALEMANIA

Hasta hace pocos días, los diarios alemanes reflejaban que el liderazgo de Merkel en Europa podría quebrarse ante un surgimiento de políticos con ideas similares a las de Hollande, que desde el extremo son vistos como una luz verde para que las economías dañadas eviten cumplir con las metas de reducción del déficit fiscal y comiencen una etapa de derroche.

La crítica del candidato socialista al actual sistema se basa que la recesión es la causa de no haber logrado alcanzar un flujo de crédito hacia las empresas.

La voluntad de estirar el plazo para que Francia consiga la meta de un déficit cero recién a partir de 2017 y que este plan –llamado Regla de Oro- esté reflejado en una ley y no en la Constitución, tal como acordaron  Merkel y Sarkozy, es un motivo de preocupación para los ortodoxos.

Además, colaboradores de Hollande afirmaron que las consecuencias de la crisis deben ser cobradas a los bancos en lugar de que los miembros de la Eurozona tomen créditos para rescatar a las entidades financieras heridas.

Desde el ámbito de Merkel ven esta postura como antieuropeísta, ya que podría –según su óptica- desestabilizar al euro y por ende a Alemania.

DE “MERKOZY” A “MERKOLLANDE”

Luego de su victoria en primera vuelta, Hollande propuso cuatro puntos que discutirá con otros líderes europeos en caso de alcanzar la presidencia: la emisión de bonos europeos para financiar empresas, impuesto a las transacciones financieras, apoyo económico al Banco Europeo de Inversiones y un uso de los fondos estructurales de la UE para estimular el crecimiento.

Por su parte, Merkel sólo desaprueba la emisión de bonos europeos, con lo que en los últimos días comenzó a mostrar un mayor acercamiento hacia el posible futuro presidente francés.

Otra señal de proximidad es que Alemania ya no exige tantos recortes a las economías golpeadas del sur de Europa, por lo menos públicamente.

Hollande, por su lado, disminuyó el tono de sus ataques a Merkel y al sistema financiero imperante en la UE, evitando criticar al Banco Central Europeo, que es partidario de una mayor liberalización económica y de más privatizaciones.

Además, envió señales tranquilizadoras al dar marcha atrás con la modificación del pacto fiscal, que fue una de sus principales promesas de campaña. Probablemente, va a exigir a cambio que se incluyan las cuatro propuestas en un tratado anexo a la legislación sobre el déficit de los países de la UE.

Por eso, las diferencias entre Merkel y Hollande pueden llegar a ser más de forma que de fondo. Ya quedaron atrás las frases del candidato socialista: “Merkel no puede decidir por toda Europa”; y de la canciller alemana: “El pacto fiscal es innegociable”.

Hollande anunció que si llegase a ser electo emprendería con urgencia un viaje a Alemania para recomponer las relaciones. En esa oportunidad comenzarán a negociar detalles del futuro de la Eurozona, del déficit fiscal y del crecimiento de las empresas, pero el socialista no va a intentar cambiar la lógica financiera que impera en la UE, que es parte responsable de la crisis.

Luego de las elecciones se sabrá con exactitud qué elementos los divide y en qué aspectos coinciden, aunque que ya se vislumbra que las concordancias serán mayoría.

Publicado en:
http://www.diariobae.com/diario/2012/04/30/11418-hollande-y-merkel-moderan-el-tono-y-se-aprestan-a-negociar.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: