Las mujeres emigrantes latinoamericanas

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el sitio Observador Global el 19/02/2012)

Las mujeres emigrantes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú superaron a los hombres en número y en remesas aportadas desde el exterior. ¿Por qué cada vez son más las mujeres que buscan un futuro económico más próspero? ¿Cuáles son los peligros adicionales que sufren por ser mujeres y qué grado de protección tienen ante los abusos?

Tradicionalmente, en América latina, las personas que deciden emigrar hacia Europa o Estados Unidos en busca de mejores oportunidades, fueron hombres.

Sin embargo, una investigación realizada por la Unión Europea y la ONG Oxfam denominada: “Abriendo mundos, mujeres migrantes, mujeres con derechos” reveló que la mayoría de los latinoamericanos que emigraron de la región en 2010 fueron mujeres.

El estudio, que se realizó en algunos países andinos como Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, permite concluir que esta iniciativa se relaciona con una mayor independencia de la mujer de esos países y una valoración superior de sus capacidades para abrirse paso en el mundo cuando la situación económica en su lugar de origen es muy limitada.

En Bolivia, las mujeres que emigraron fueron el 57%, mientras que en Ecuador el 52% y en Colombia y Perú alcanzaron el 55 por ciento.

LA IMPORTANCIA SOCIAL DE LA MUJER

El documento detalla que las remesas de dinero enviadas por mujeres a los cuatro países estudiados alcanzaron los 3.196 millones de dólares en 2010, un monto superior al enviado por los hombres.

Los principales destinos fueron España y Gran Bretaña, otros países europeos y en menor medida Estados Unidos.

En general, el hombre era el que migraba para enviarle dinero a su familia, ya que las mujeres que lo hacían eran estigmatizadas y acusadas de abandonar a sus hijos. Sin embargo, esta visión de que la mujer debe quedarse al cuidado de los hijos empieza a perder vigencia.

Esto produce que cada vez más mujeres que hombres se lancen a buscar trabajo en el exterior.

A pesar de que la mayoría emigra sin documentación en regla, realiza tareas domésticas y percibe bajos salarios, ha logrado superar cuantitativamente a lo que aportan los hombres latinoamericanos en el envío de remesas.

Otro factor importante que se puede destacar es la evolución social de la mujer de esos cuatro países estudiados, que al ganar su propio dinero logran una independencia económica que quizás no tenían en su tierra.

VULNERABILIDAD

Un emigrante sin papeles es objeto de abusos, de amenazas, de salarios pobres y de discriminación. Pero, si el emigrante es mujer, los riesgos se potencian.

Asimismo, el sacerdote mexicano, Alejandro Solalinde, que se convirtió en uno de los máximos defensores de los derechos de los migrantes aseguró en una entrevista al diario El País que 7 de cada 10 mujeres migrantes son violadas.

Quizás, esta sea una de las razones por las cuáles las mujeres andinas eligen Europa como destino antes que cruzar el peligroso territorio mexicano hacia Estados Unidos.

Pero, las mujeres latinas que viven en Italia, España y en el Reino Unido sufren más acosos que los hombres.

PROGRAMAS DE PROTECCIÓN Y RETORNO

Los países latinoamericanos deben ejercer una política de ayuda a sus compatriotas emigrantes en Europa y Estados Unidos para que a través de los consulados puedan conocer sus derechos y recibir asistencia en caso de abusos de todo tipo.

En su página web, Oxfam afirma que la finalidad de la ONG es lograr una “emigración bien informada, que garantice el ejercicio de derechos a las mujeres, su protección y defensa”.

Además, la desconexión con la familia es un elemento negativo. Los mismos diplomáticos andinos deberían estimular la posibilidad de que los que dejaron su país puedan seguir comunicándose con sus afectos, como una forma de protección emocional.

Existen casos, que detalla el informe, de mujeres que al haberse apartado varios años de sus hijos han notado un distanciamiento afectivo. De eso también deberían ocuparse las sedes diplomáticas latinoamericanas en el exterior.

En Bolivia, de esa tarea se encarga la Fundación Social Uramanta, que intenta mantener activos los lazos familiares entre personas que se ausentan durante un largo tiempo y más aun si tienen hijos.

Por último, otro aspecto fundamental es crear las condiciones sociales no sólo para evitar las emigraciones por necesidad económica, sino para que los que se hayan ido puedan retornar. De los cuatro países andinos que el informe detalla, Ecuador es el que promueve un regreso más seguro para los emigrantes y el que presenta un programa más claro.

La emigración ha disminuido por la crisis económica europea y por el crecimiento de algunos países latinoamericanos, pero es un fenómeno que sigue existiendo y que se expande cada vez más hacia el ámbito femenino, por eso no sólo las ONG, sino los gobiernos deberían lograr una disminución en los abusos y además que las condiciones de vida de los emigrantes sean las más adecuadas hasta lograr una efectiva política de retorno.

Publicado en:
http://observadorglobal.com/las-mujeres-emigrantes-latinoamericanas-n40777.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: