¿Qué sucedería si América Central legalizara las drogas?

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el sitio Observador Global el 12/02/2012)

Centroamérica está sufriendo los efectos devastadores de los asesinatos del crimen organizado, cuya violencia superó a la que ejerce en México. ¿Qué medidas tomará la región para evitar un deterioro mayor? ¿Aceptará Estados Unidos la despenalización de las drogas?

Casi el 9% de la población estadounidense consume drogas, mientras que las cifras de la violencia en América Latina se dispararon como consecuencia del narcotráfico hacia Estados Unidos. Además, Centroamérica superó en cantidad de homicidios a México.

Estos datos no son nuevos, sino que fueron divulgados por la senadora demócrata Dianne Feinstein y el republicano Charles Grassley, el año pasado, en un informe titulado “Respondiendo a la violencia en Centroamérica”.

La guerra contra el narcotráfico declarada al inicio de su mandato por el presidente mexicano, Felipe Calderón, ha dejado en ese país casi 50 mil muertos y ha extendido la violencia hacia el sur a países como Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y hasta las islas del Caribe que conforman una nueva ruta narco entre Colombia y México, para luego ingresar en el mayor mercado de consumo del mundo: Estados Unidos.

En 2010, en Honduras se hubo un promedio de 77 asesinatos por cada 100.000 habitantes, en El Salvador de 66 y en Guatemala de 50.

Curiosamente, la guerra en México aunque haya costado tantas vidas, las instituciones se hayan debilitado y los cárteles adquirieran una mayor logística, en el norte esa proporción fue de 18 muertos por cada 100.000 personas, de acuerdo con el informe.

¿QUÉ OPCIÓNES TIENE AMÉRICA CENTRAL?

A los pedidos de despenalización de las drogas por parte del presidente colombiano, Juan Manuel Santos y del precandidato republicano Ron Paul, se suma el del mandatario de Guatemala, Otto Pérez Molina.

América Central no tiene la infraestructura militar ni de inteligencia que posee México, la pobreza y la indigencia penetra más profundamente en la sociedad y además no cuenta con un plan de ayuda contra el narcotráfico como Colombia y México.

Pero, si existiera ese plan, a la nula prohibición de las armas, que las compañías privadas de Estados Unidos exportan sin que el gobierno de Washington se oponga y que caen en manos de los cárteles, se le agrega el escaso control, por parte de la Casa Blanca, a las mafias del crimen organizado que proveen de drogas a más de 22 millones de norteamericanos.

La presencia de los cárteles mexicanos de Los Zetas, Sinaloa y del Golfo en América Central constituye un problema sin solución para los gobiernos del istmo, que no tienen la capacidad para luchar contra estas bandas que además del narcotráfico se dedican a otras actividades ilícitas, como los secuestros extorsivos, tráfico de armas y de órganos.

¿QUÉ EFECTOS PRODUCIRÍA LA LEGALIZACIÓN?

No sólo los políticos, sino intelectuales de un amplio arco ideológico, como por ejemplo el escritor mexicano, Carlos Fuentes, se pronunciaron a favor de la despenalización de las drogas para evitar la creciente violencia.

Las principales víctimas son los civiles y cuánto más pobres más desprotegidos están.

El debate sobre la legalización no es nuevo, pero existen cuestiones que deben ser debatidas con seriedad antes de implementarlas. ¿Qué es lo que despenalizaría? ¿El tráfico, la venta, el consumo?

¿Todas las drogas deberían ser despenalizadas o sólo la marihuana? La cocaína y la heroína son las que más ganancias le aportan a los narcos.

Pero, hay que tener en cuenta que las organizaciones narco además lucran con otros negocios altamente nocivos para la sociedad y el individuo. ¿Qué sucederá con eso una vez que se despenalicen las drogas.

EL PAPEL AMBIGUO DE ESTADOS UNIDOS

Aunque, la parte más complicada del conflicto es que Estados Unidos no muestra una voluntad política para actuar de la misma manera que le impone a América Latina. Días atrás el presidente norteamericano Barack Obama contradijo a Santos y negó la despenalización en territorio norteamericano y la rechazó en Latinoamérica.

En cambio, el gobierno de Obama sugirió que Colombia reduzca la producción de drogas, mientras que Estados Unidos implementaría un programa para reducir el consumo.

El involucramiento real de la Casa Blanca en el consumo de sus propios ciudadanos ha sido secundario, por eso la forma más barata y sencilla de reducir el tráfico es que la guerra narco, que pagan los civiles con sus vidas y con la precarización de su entorno social, se produzca en México y Centroamérica.

Además, Washington no controla eficientemente a los narcos dentro de su territorio y permite que sectores poderosos lucren con la venta de drogas.

Estados Unidos no se va a embarcar en una guerra interna similar a la de México y menos aun si el crimen organizado domina una gran parte de la economía. Por eso, es más estratégico que la sangre corra al sur.

No sólo Estados Unidos, sino también México, Colombia y Centroamérica, aunque sean países de paso para las drogas –con la excepción de Colombia que es el mayor productor- deberían desarrollar iniciativas de ayuda al consumidor, pero sobre todo agresivas campañas de prevención, ya que es una regla que gran parte de las drogas que transitan quedan en los países intermediarios, para sobornar a las fuerzas policiales, políticos y jueces, que deben hacerla circular en los mercados locales, acrecentando así la cantidad de consumidores.

Publicado en:
http://observadorglobal.com/que-sucederia-si-america-central-legalizara-las-drogas-n40261.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: