Bicentenario: las diferencias que aun persisten en América Latina

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 26/05/2010)

Con el regreso de la democracia en la década del ochenta, nuestro continente parecía seguir el camino de la concordia, dejando atrás los conflictos limítrofes exacerbados por las dictaduras. Asimismo, comenzaba una lenta etapa de integración, en la que se conformaron bloques comerciales. A pesar de que las aspiraciones de San Martín y Bolívar de una emancipación americana, que incluyera la unificación de las diversas regiones coloniales, la región se atomizó en diversos Estados a lo largo del siglo XIX, por voluntad de las elites gobernantes y de la fuerte influencia británica, que repentinamente encontró un enorme mercado de materias primas para abastecer a su industria, la más poderosa del mundo.


A 200 años del comienzo de los procesos revolucionarios y de las tensiones superadas con el fin de las dictaduras, todavía existen varios conflictos limítrofes entre los países sudamericanos.


Argentina – Chile

La semana pasada, el presidente Sebastián Piñera resucitó públicamente en Madrid el único diferendo limítrofe que existe con Chile, el de los Hielos Continentales. Este conflicto de baja intensidad había sido resuelto en parte por los Parlamentos de ambos países en 1998, pero debido a la oposición de la entonces diputada por Santa Cruz, Cristina Kirchner, quedaron si delimitar 2.200 kilómetros cuadrados.

En septiembre próximo nuestro país va a presentar a Santiago un mapa más preciso de la región, para resolver bilateralmente el conflicto. En caso de que Chile no lo acepte, se podría recurrir al Tribunal de La Haya, como ya sucedió con la Laguna del Desierto, cuyo fallo benefició a la Argentina.


Chile – Bolivia

Antes de la Guerra del Pacífico 1879-1884, el norte chileno pertenecía a Bolivia y a Perú y contaba con grandes yacimientos de salitre y guano.

La guerra se inició con el conflicto entre el gobierno de Bolivia y la empresa británico-chilena Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta, que exportaba las riquezas de la zona. A su vez, el temor de Perú de que la influencia chilena se extendiera hacia el norte, provocó una movilización de tropas, que desembocó en la ocupación de Chile de los departamentos peruanos de Tarapacá y Arica y el boliviano de Antofagasta, perdiendo Bolivia el acceso al mar.

Perú y Bolivia se rindieron, y firmaron un tratado que benefició a Chile. En ese documento se detalla que cualquier negociación entre Santiago y La Paz para que Bolivia pudiese acceder al mar tendría que ser consultada con Lima.

El año pasado un grupo de ingenieros idearon un plan original, que todavía debe ser aprobado. Se trazaría un túnel de 150 kilómetros desde Bolivia hasta el Pacífico por debajo de la frontera chileno-peruana. Con la tierra sobrante se construiría una isla artificial, que quedaría bajo la soberanía boliviana.

Sin embargo este proyecto choca con las diferencias entre los límites marítimos entre Chile y Perú

Chile – Perú

La zona en disputa se encuentra en el Pacífico y es rica en recursos pesqueros. Chile argumenta que el límite es el paralelo que sigue a la frontera terrestre, mientras que Perú insiste en que hay que respetar la geografía de la costa y las 200 millas marinas. El diferendo se encuentra en el Tribunal de La Haya, cuyo fallo va a ser publicado a fines del año próximo.

Ecuador – Venezuela – Colombia

En los territorios liberados por Simón Bolívar, el trazado de los límites es más complejo. En primer lugar, el virreinato de Nueva Granada se había independizado de España con el nombre de Gran Colombia y conformaba los actuales Estados: Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá. En 1830 la gran Colombia se desintegró y los países declararon su independencia, con la excepción de Panamá.

Las selváticas zonas del sur de Venezuela y Colombia quedaron sin delimitar durante la época colonial. Por eso, ambos países decidieron someter la demarcación a la corona española y al Consejo Federal Suizo. Como los resultados no conformaron a ninguna de las partes, se suscribió en 1941 un tratado de límites, que aun hoy es objeto de disputa.

Pero, la región más problemática es la de la Guajira, ya que su ubicación frente al mar, permite que el que la posea también puede reclamar los yacimientos petrolíferos del Mar Caribe.

Sin embargo, la principal diferencia entre Ecuador y Venezuela con Colombia no tiene relación con las diputas fronterizas, sino con la guerra entre el Estado colombiano apoyado por Washington y las guerrillas que encuentran refugio en zonas difíciles de acceder de Ecuador y Venezuela.

Días atrás el presidente ecuatoriano se refirió al problema que significaría un eventual triunfo del ex ministro de Defensa colombiano Juan Manuel Santos en las próximas elecciones, dado que la justicia ecuatoriana lo ha citado a declarar por el bombardeo ilegal de un campo de las FARC en Ecuador en marzo de 2008.

Los peores y más sangrientos conflictos ya quedaron atrás, sin embargo todavía hay mucho camino que recorrer para alcanzar el objetivo de una integración regional plena y pacífica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: