Washington pierde influencia en Asia

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 01/02/2010)

La caída del consumo que produjo la crisis económica mundial cortó algunos lazos que unían a Occidente con Asia. Durante 2008 y 2009, tanto los EE.UU. como Europa redujeron las compras de los productos procedentes de los países del sudeste asiático, lo que provocó en esta región una recesión que sólo pudo ser paliada con diversos tratados de libre comercio (TLC).

China firmó un TLC con el ASEAN

El bloque económico del ASEAN está conformado por Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Birmania, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. Los TLC firmados con Australia, Nueva Zelandia, Japón, India y Corea del Sur impidieron que las principales industrias de estos Estados quebrasen.

Pero, lo que va a reactivar la economía del ASEAN es el TLC firmado con China, que entró en vigencia este año. De esta manera, el nuevo bloque comercial China-ASEAN es el más grande del mundo en cantidad de habitantes y el tercero en cuanto al volumen de intercambio comercial.

Pérdida de hegemonía

Mientras que China quintuplicó las transacciones comerciales con el ASEAN en los últimos 15 años, el porcentaje de intercambios entre los EE.UU. y el sudeste asiático disminuyó, desde el 17 % al 12 %, en el mismo período.

Washington no sólo se concentró en salvar su economía doméstica mediante el rescate de los bancos y el intento de crear nuevos puestos de trabajo, sino que a nivel internacional prefirió mantener la supremacía en regiones clave, como por ejemplo Medio Oriente.

Así, en el extremo oriental de Asia se produjo un vacío, que fue aprovechado por el expansionismo comercial chino.

Sin embargo, Washington no perdió solamente influencia económica, sino que sufrió el alejamiento de algunos aliados políticos.

Esa fue la estrategia de Japón, un histórico aliado, que con el cambio de gobierno en septiembre de 2009, promovió un acercamiento con Corea del Norte, a pesar de que los EE.UU. mantengan la política de enfrentamiento permanente con Norcorea, que es aprovechada por ambos gobiernos.

Tokio retomó el diálogo con el país comunista para reducir la tensión que supone tener a un rival con capacidad nuclear a pocos kilómetros de su territorio.

Por otra parte, China desplazó a los EE.UU. como el mayor comprador de productos japoneses. Este fue otro de los motivos del alejamiento de Japón de la esfera de influencia norteamericana.

Motor económico mundial

China logró superar la crisis económica aunque las exportaciones hacia Occidente hayan disminuido. Los productos chinos destinados a la Unión Europea (UE) y Estados Unidos cayeron un 8,8 % y un 15 % respectivamente en el último trimestre.

El acercamiento de Pekín al resto del continente provocó que China mantuviera altos niveles de crecimiento durante la depresión económica mundial.

Mediante la creación del TLC China-ASEAN, ambas partes se benefician, ya que las tarifas aduaneras se reducen a porcentajes ínfimos en el 90 % de los productos que intercambian.

La voracidad con la que Pekín importa materias primas para sostener su enorme industria y el aumento del consumo interno chino está arrastrando a los países del ASEAN, que ya se están beneficiando del nuevo TLC.

Sin embargo, las asimetrías existen en todos los bloques económicos. Por ejemplo, Indonesia solicita prorrogar por un año la aplicación de la reducción de tarifas en 455 productos, ya que varias pequeñas y medianas empresas locales se ven perjudicadas, al igual que los obreros que trabajan en estos sectores.

Por eso, más allá de que a niveles macroeconómicos el nuevo bloque sea uno de los disparadores de la cifras del comercio mundial, la enorme producción china y los costos reducidos de sus productos, provocan perjuicios a varios sectores industriales del ASEAN.

El acercamiento entre Pekín y el ASEAN va a generar un incremento de las inversiones chinas en la región. Las obras de infraestructura son cruciales para agilizar el comercio.

Por eso, se estableció un fondo de 10 mil millones de dólares para la creación de un corredor que contenga autopistas y vías férreas, que partan desde China, atraviesen Vietnam y finalicen en el rico Singapur.

Además, Pekín va a intensificar sus obras de infraestructura en Laos, va a incrementar sus millonarias inversiones en la madera, en el gas y el petróleo de Birmania y va a continuar con el gran proyecto agrícola para consumo y para generar biocombustibles en Filipinas.

En tanto, China, Japón y Corea del Sur crearon en conjunto con el ASEAN un fondo de US$ 120 mil millones para hacer frente a futuras recesiones y a posibles crisis financieras.

Esta medida económica sumada a la firma de los diferentes TLC regionales y a los cambios políticos, provoca la pérdida de influencia de los EE.UU. en Asia. La crisis financiera mundial no sólo perjudicó a la economía norteamericana sino que generó impensados y adversos cambios geopolíticos, que borraron la hegemonía que Washington mantenía sobre gran parte de Asia en los últimos 60 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: