El millonario negocio de la reconstrucción

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 25/01/2010)

Las donaciones y los préstamos provenientes de los Estados van a ser aprovechadas por las empresas de reconstrucción y de servicios norteamericanas, que van a obtener las concesiones por parte del casi inexistente gobierno de Haití. De esta manera, se produce legalmente el traspaso de los recursos estatales a los sectores privados.

Haití se prepara para recibir la segunda fase de ayuda externa, luego de que la búsqueda de sobrevivientes haya finalizado.

El paso siguiente va a consistir en la relocalización de los ciudadanos que perdieron todo y además en la reconstrucción material y económica.

El gobierno haitiano se dispone a alojar a unas 400 mil personas, que quedaron sin hogar, en barrios periféricos de Puerto Príncipe. Por su parte, Washington teme que se dispare una ola migratoria de haitianos a los EE.UU.

La secretaria de Seguridad Nacional advirtió que Washington no va a permitir que ciudadanos de Haití ingresen ilegalmente a los EE.UU. y que para eso ya se han tomado medidas, tales como la resolución del Senado de continuar ayudando con insumos básicos a la población.

La doctrina del shock

Las protestas de Francia y Brasil sobre la ocupación militar de los EE.UU. a Haití y de la monopolización de la ayuda comenzaron la semana pasada, luego de que Washington enviara 10 mil soldados y paralizara el aeropuerto de Puerto Príncipe.

La llegada de 2 mil soldados más y el anuncio de que otros 4 mil ya están preparados para arribar al país caribeño ha suscitado las críticas de varios países de la región.

Sin embargo, la ONU informó que la presencia militar norteamericana es necesaria para la distribución de la ayuda y la seguridad para el reparto de las donaciones procedentes de todo el mundo.

Al igual que en Irak, la ONU está legitimando la ocupación de un país soberano, luego de una catástrofe.

Varios analistas se preguntan ¿qué interés pueden tener los EE.UU. en un país que ya imperaba la miseria mucho antes del devastador terremoto?

Una de las respuestas puede ser la que brinda la escritora canadiense Naomi Klein en su libro “La doctrina del Shock”.

Las donaciones y los préstamos provenientes de los Estados van a ser aprovechadas por las empresas de reconstrucción y de servicios norteamericanas, que van a obtener las concesiones por parte del casi inexistente gobierno de Haití.

De esta manera, se produce legalmente el traspaso de los recursos estatales a los sectores privados.

La potencia ocupante legitima su presencia colaborando con acciones humanitarias, pero en realidad la enorme cantidad de soldados y vehículos de guerra disuaden a los posibles competidores, como por ejemplo Francia y Brasil.

Francia, la antigua metrópoli de Haití fue uno de los responsables del derrocamiento del presidente Jean-Bertrand Aristide en 2004. En tanto Brasil, que lidera el contingente de la ONU con 1.700 soldados con el objetivo de demostrarle al mundo su peso en la región para poder acceder a un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, también ve opacada su acción ante la presencia de 16 mil soldados estadounidenses.

Además, el aumento de la violencia, la reorganización de bandas delictivas alojadas en los barrios marginales y el temor a un estallido social por causa de las carencias de la población, le da la excusa a Washington para militarizar el país.

¿Ayuda financiera?

Los organismos de crédito sugieren la condonación de la deuda externa haitiana, como si fuese un gesto de buena voluntad en lugar de reconocer que los préstamos fueron la causa que dejó a este país en la más extrema pobreza.

El FMI en lugar de anunciar una donación a Haití, resolvió otorgarle un préstamo de US$ 100 millones sin percibir intereses hasta finales de 2011. Pero, exige congelar los salarios, mantener baja la inflación e incrementar las tarifas de electricidad, que es provista por compañías privadas extranjeras.

En la misma línea, el Club de París canceló las obligaciones contraídas por Haití y anunció la creación de un fondo de ayuda a largo plazo – por US$ 10 mil millones – que se va a financiar con el pago de la deuda del resto de los países latinoamericanos. Un claro ejemplo de que los organismos de crédito realizan donaciones siempre y cuando sean con dinero ajeno.

Por su parte, el Banco Mundial renuncia por cinco años al cobro de la deuda externa de Haití.

Se prevén medidas de similar generosidad en la cumbre por Haití que se va a celebrar mañana en Montreal, Canadá.

Ante tamaña catástrofe es difícil creer que todavía haya entidades financieras que cobran porcentajes por la donación de dinero a Haití. En tanto, el presidente Obama se pronunció al respecto y está tomando medidas para frenar por lo menos esta parte del saqueo.

Cabe recordar que entre 1825 y 1855 Francia obligó a Haití a pagarle 90 millones de francos como resarcimiento por la pérdida de la colonia en 1804. Esta fue una de las primeras medidas imperiales que impidió el normal desarrollo del país. Luego, los préstamos a tasas elevadas y las coerciones para otorgar créditos se sumaron a las diferentes intervenciones militares norteamericanas y francesas y a los golpes de Estado financiados por las dos potencias.

Haití continúa pagando el precio de haber sido el primer país independiente dirigido por esclavos rebeldes y la primera república negra que se sublevó con éxito ante un imperio europeo.

6 respuestas a El millonario negocio de la reconstrucción

  1. Julio Soto Angurel dice:

    Bravo, Don Osuna, excelente análisis.

  2. En mi condicon de un ciudadano lector de los articulos de MAXIMILIANO sBARBI OSUMA le felicito de su atinada posicion frente a tamaña invacion militar e invacion economica para entregar a sus propias empresas transnacionales para ganar mayor dinero en tierra llena de pobreza, no basta ello sino, que las ayudas son prestamos con largos plazos para pagar.
    Cualquiera podria preguntarse, y responderse al mismo tiempo, que, ¿de donde le va a pagar Haiti, si hasta aqui por estar cargado de tanta deuda estuvo en la condicon de pobreza, por ser un pequeño pais que busco su liberacion por su propia fuerza y decision de raza y orgullo?.
    Aqui la ONU Y los paises poderos se dan lamano, para apoderarse de HAITI con un rostro de angel piadoso, pero en verdad deben ser criminales. GRACIAS

  3. Maximiliano Sbarbi Osuna dice:

    Muchas gracias a ambos por sus palabras !! Intento analizar la situación haitiana con la mayor objetividad posible, aunque sea imposible alcanzarla en su estado más puro. Saludos.

  4. Zulema Ciurlanti dice:

    Llamativo es el hecho que recién AHORA se elevan voces aireadas denunciando injusticia y abuso en Haití cuando ese país ya estaba sumido en el caos desde hacía mucho tiempo, con matanzas internas, extrema pobreza y anteriormente gobiernos tiránicos.

    No sería mejor proponer soluciones concretas y actuar en consecuencia YA, en lugar de tanta disertación y especulación?

    Por cuestiones históricas , no debería Francia ( de quien nadie osa mencionar su pasado imperialista) ayudar a este país más que otros?

    La responsabilidad del hambre en el mundo debe ser compartida. Basta pensar en los miles de millones de dólares que los gobiernos de los países desarrollados vertieron en los bancos y empresas en la última crisis económica mundial. Con SOLAMENTE EL 2% DE ESE MONTO SE HUBIESE ACABADO EL HAMBRE EN EL MUNDO!!!!!!!!

  5. Maximiliano Sbarbi Osuna dice:

    Es verdad Zulema. Francia junto con EE.UU. ayudó a derrocar a Aristide y en el pasado le impuso duras condiciones económicas a Haití que impidieron que se desarrollara.

    Francia no tiene sólo un pasado imperialista, tiene un presente imperialista. La complicidad en las matanzas de Ruanda, su injerencia actual en el Congo (el año pasado Sarkozy pidió textualmente que Congo compartiera sus riquezas con sus vecinos), su apoyo a la dictadura de Chad y su misión “de paz” en la República Centroafricana”.

    Saludos !!!

  6. ESTO SIGNIFICA LA GRAN VIVEZA DE LOS TODOPODEROSOS PAISES; ORIENTAR SUS AYUDAS HACIA UNA MAYOR GANACIA Y RENTABILIDAD , EN ESTE CASO A LA NACION HAITIANA QUE SE BATE ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE; POR EL GOLPE DE LA NATURALEZA QUE CAYO SOBRE SU POBREZA ECONOMICA, SOCIAL Y POLITICA.
    ESTE TIPO DE APOYO DE LAS NACIONES CUALQUIERA QUE SEA DEBE SER UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: