Al Qaeda se reorganiza en África

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el sitio Observador Global el 22/01/2010)

La presión militar de Estados Unidos, Francia, España e Italia logró que la rama africana de Al Qaeda que operaba en el norte del continente se desplazara hacia el sur. Pero lo que podría considerarse una victoria no lo es porque los militantes se instalaron en países más anárquicos y desprotegidos como Malí, Níger y Chad. En el sur del desierto del Sahara, arrasado por la sequía, el hambre y el caos político y social, Al Qaeda encontró un gran número de nuevos militantes dispuestos a sumarse a su causa. Nuevos ataques a objetivos occidentales y el creciente secuestro de ciudadanos europeos o estadounidenses demuestran que la guerra contra Al Qaeda está lejos de ser ganada.

El mapa del terrorismo africano se encuentra en permanente cambio. Se podría decir, que a tres años de su creación, la agrupación Al Qaeda para el Magreb Islámico se encuentra muy debilitada y corre el riesgo de desaparecer en los países que actuaba: Argelia, Túnez y Marruecos.

La cooperación militar entre los gobiernos de Estados Unidos, Francia, España e Italia provocó que la agrupación islámica haya sido diezmada y que por primera vez desde 1991 Argelia experimente una relativa paz.

Sin embargo, ésta no es una buena noticia para los pobladores del Sahel, la región desértica situada al sur de Argelia y que comprende los países de Malí, Níger y Chad.  Al Qaeda se desplazó y ahora su presencia se intensificó exponencialmente durante el 2009 en estos países, abarcando también a Mauritania y el norte de Nigeria.

La derrota de Al Qaeda en el Magreb

Las elecciones que ganaron los partidos islámicos argelinos en 1991 y que no fueron reconocidas ni por el gobierno argelino ni por Occidente originaron el alzamiento armado del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, que en 2006 cambiaría su nombre por el de Al Qaeda para el Magreb Islámico. De esta manera los islamistas del norte de África se unían a la red de Bin Laden para atacar objetivos occidentales y planificar operaciones en Europa.

Las acciones militares coordinadas por los ejércitos de Argelia y Marruecos, junto con las armas y el financiamiento occidental, produjeron un desplazamiento de los militantes islámicos hacia los estados anárquicos y desprotegidos del Sahel. Además, el escaso apoyo de la población local y de los clérigos musulmanes terminaron por debilitar a Al Qaeda en el norte del continente.

Los intereses occidentales en la región abarcan desde el gas argelino hasta los millonarios acuerdos pesqueros con Marruecos, por eso tanto Estados Unidos como Europa se preocuparon en proteger a los países del Magreb. Además, tanto Argelia, como Marruecos son vitales para frenar la migración clandestina desde África hacia Europa.

En cambio, los países del Sahel se encuentran arrasados por la sequía, la hambruna y el caos político y social, lo que promueve el reclutamiento de nuevos militantes. El rasgo común que tienen los grupos presentes en los países del sur del desierto del Sahara es que los experimentados jefes argelinos que huyeron de los combates en su país son los que dirigen a los guerrilleros en el Sahel.

Rehenes y muertos

Más allá de esgrimir un triunfo sobre el terrorismo internacional, el dilema que enfrenta Occidente ahora es el de la creciente captura de ciudadanos europeos en el Sahel. Esto demuestra que la guerra contra Al Qaeda en el norte de África alentó la propagación del extremismo en países más difíciles de penetrar, en los que los intereses de las potencias son mucho menores, con la excepción del uranio de Níger.

Desde diciembre de 2008 hasta la fecha unos 12 europeos han sido capturados por Al Qaeda, de los cuáles uno fue asesinado, cinco fueron liberados y seis permanecen cautivos.

El secuestro extorsivo financia la incipiente llegada del islamismo armado al Sahel. Además, esta zona es ideal para el tráfico de drogas. La cocaína producida en África Occidental y la heroína proveniente desde el oriente confluyen en esta remota región, lo que también contribuye al ingreso de dinero de las milicias islámicas.

Algunos analistas sostienen que el Sahel constituye una base de operaciones menos accesible para los ejércitos regulares aliados de Occidente y que Al Qaeda la utiliza para reagruparse y volver a golpear el Magreb.

De acuerdo con un cronista del diario español El País, mediante la intercepción de mensajes entre miembros de Al Qaeda por parte de organismos de inteligencia, se puede concluir que el asesinato del ciudadano británico Edwin Dyer fue aprobado por los mandos de Al Qaeda en Pakistán y Afganistán. Londres se había negado a pagar el rescate.

Alemania, Suiza y Canadá decidieron pagar durante 2009 millonarias sumas para que dejaran libres a los cautivos procedentes de esos países. En tanto, los gobiernos de Francia y España están negociando discretamente la liberación de sus ciudadanos que aun permanecen cautivos.

Para el caso del rehén francés, el 10 de enero Al Qaeda dio un plazo de 20 días para su liberación a cambio de la puesta en libertad de cuatro combatientes islámicos capturados por el gobierno de Malí.

Durante el año pasado Al Qaeda asesinó a 28 soldados y a un civil estadounidense en Mauritania, intentó volar la embajada de Francia en este país, mató a dos oficiales del ejército de Malí y a cuatro turistas saudíes en Níger.

Complicidad occidental

Desde 1991, la lucha del gobierno argelino con las guerrillas islámicas causó 200.000 muertos. El último atentado en Argelia se produjo en octubre pasado con la muerte de siete policías, un ataque menor comparado con las sangrientas voladuras de edificios gubernamentales y de la ONU que ocurrían varias veces por mes en este país.

La deliberada acción militar conjunta entre Francia, Estados Unidos y Argelia produjo que los militantes de Al Qaeda abandonaran el estratégico Magreb para situarse en países menos importantes para Occidente, que no tiene en cuenta que Al Qaeda se está fortaleciendo en el impenetrable Sahel.

La expansión del islamismo radical en África continúa siendo financiada por Arabia Saudita, uno de los mayores aliados de Estados Unidos. La cantidad de mezquitas sunitas crecieron de 60 a 900 solamente en Mauritania. El islamismo no es sinónimo de terrorismo, pero la vertiente que propaga el gobierno saudita fue la que inspiró la creación de Al Qaeda.

La tolerancia occidental con la dictadura de Mauritania se manifiesta por su cooperación en la lucha contra el terrorismo. De este modo, tanto Europa como Washington avalan el maltrato y el encarcelamiento de miles de emigrantes africanos que intentan alcanzar territorio europeo sin tener en cuenta la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Anuncios

One Response to Al Qaeda se reorganiza en África

  1. silvana dice:

    siempre seguimos nombrando los paises mas importantes de occidente, los que nos hablan de derechos humanos, que facil que se borra todo y que triste realidad la que nos espera, creo que el choque de culturas va a llegar o mejor dicho ya esta dado entre oriente y occidente…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: