África y Medio Oriente, balance 2009

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 28/12/2009)

La crisis internacional no alcanzó niveles tan profundos como los anunciados por los expertos para África y Medio Oriente. La solidez de los sectores bancarios de algunos países africanos y el control estatal de algunas economías logró que la región se mantuviera parcialmente al margen de la turbulencia financiera.

Varios países africanos lograron acercarse a Occidente para atraer mayores inversiones, aunque sólo se vieron beneficiados sectores estratégicos, como las industrias mineras y de hidrocarburos, pero al mismo tiempo se experimentó una disminución de las inversiones en productos agrícolas.

Durante este año, el líder Libio Muamar al Kadafi profundizó el cambio realizado en 2003 y se acercó aun más a Occidente. Su viaje a Nueva York y su gira europea constituyeron no sólo mayores oportunidades comerciales, sino el relanzamiento de la figura de Kadafi como líder aliado de las potencias, dejando atrás su pasado de impulsor de una política nacionalista anti israelí y anti occidental.

Coincidiendo con los 40 años de permanencia en el poder viajó a Italia y estrechó una alianza energética con el Primer Ministro Silvio Berlusconi. Además firmó tratados para reprimir la inmigración ilegal africana hacia Europa.

Estos convenios violan los derechos básicos de los migrantes y de los refugiados, ya que incluyen encarcelamientos por tiempo indeterminado y malos tratos por parte del gobierno libio.

Sin embargo, Kadafi mantuvo varias actitudes controvertidas. Se autodesignó como el “decano de los dirigentes árabes, rey de reyes africanos y el imán de los musulmanes”. Además, apoyó a los piratas somalíes y al presidente sudanés Omar al Bashir, que está acusado por el Tribunal Penal de la Haya de graves crímenes contra la población de la región de Darfur.

El fiscal argentino Luis Moreno Ocampo pidió la captura de Bashir, que fue desoída por el presidente sudanés. A Bashir se lo acusa de bombardeos indiscriminados, la utilización de niños soldados, violaciones y el entorpecimiento de la ayuda humanitaria en esta provincia, en la que han muerto 300 mil personas en los últimos 6 años.

Sin embargo, el conflicto de Darfur escondió el posible resurgimiento del separatismo del sur de Sudán, que va a realizar un referéndum en 2011. Por eso, China se adelantó y firmó un tratado para la construcción de un gasoducto desde el sur hacia el Índico, para no peder el vital abastecimiento de combustible en caso de que Sudán pierda su rica región meridional.

Otro tema relevante que movilizó a las fuerzas navales de Europa, los EE.UU, Japón y China es el incremento de la piratería en las costas somalíes. España, que asume en enero la presidencia de la UE, adelantó la agenda de la Conferencia sobre Somalía que se va a realizar el año próximo.

Las costas somalíes son vitales para el comercio internacional por la gran cantidad de barcos mercantes que transitan la zona y además por los petroleros que provienen desde el Golfo Pérsico y se dirigen hacia Europa. Además, los ricos bancos de pesca constituyen una de las principales riquezas del país, que se encuentra estancado en una violenta guerra civil desde 1991.

Lamentablemente, Madrid no aborda el problema de la piratería moderna en toda su extensión, sino que se limita a atacar la consecuencia y no la causa del conflicto. España, junto con la OTAN impulsa el financiamiento de tropas somalíes terrestres para combatir a los piratas por tierra, mientras que los buques militares de las potencias los combaten por mar.

Sin embargo, no todos los piratas tienen el mismo grado de responsabilidad. Existen las redes organizadas que secuestran pasajeros de los buques que se acercan a Somalía y también están los que buscan el medio de subsistencia ante la constante expoliación de atún y mariscos que sufre este país. Además, los ecologistas disuaden a los barcos occidentales que desechan basura tóxica y nuclear en el mar, que ya se ha convertido en una zona de nadie.

En Medio Oriente, la esperanza de la mediación egipcia ante los partidos rivales palestinos, que se enfrentan violentamente desde 2006 quedó trunca por el boicot norteamericano, europeo e israelí.

Al Fatah, que gobierna Cisjordania acusó al partido islamista Hamas por el golpe de Estado que dio en Gaza en 2007, mientras que Hamas denunció a Al Fatah de colaborar con Israel a cambio de beneficios políticos y económicos.

El alineamiento de Washington, la UE y Al Fatah para evitar la condena en la ONU a Israel por el ataque a Gaza a comienzos de año, provocó una ruptura que evitó la reconciliación palestina.

Además, Israel presionó a Al Fatah para que evitase llegar a un acuerdo con Hamas a cambio de detener la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania.

Sin embargo, el nuevo gobierno derechista israelí, presidido por Benjamín Netanyahu no cumplió con su parte del acuerdo. Esto le provocó fricciones con el nuevo gobierno norteamericano, cuyo jefe de gabinete Rahm Emanuel tiene buenas relaciones con el laborismo israelí.

Netanyahu se vio obligado a aliarse con los sectores más reaccionarios y racistas de Israel, por eso el principal desacuerdo con Obama gira en torno a los asentamientos israelíes en Cisjordania.

El líder israelí se encuentra en una encrucijada. Si acepta las exigencias de Obama, su sociedad con la ultraderecha podría quebrarse, lo que provocaría la caída de su gobierno. Si esto llegase a suceder Netanyahu deberá formar uno nuevo con la titular del partido Kadima, Tzipi Livni.

Por otra parte, Netanyahu quiere evitar poner en peligro su alianza con Washington para impedir que Irán siga desarrollando su programa nuclear.

Por último Irak, concentra su agenda política en las elecciones parlamentarias del 7 de marzo. La rivalidad entre el gobierno chiíta de Bagdad con el del Kurdistán podría llegar a ser uno de los puntos que compliquen el normal desarrollo de los comicios.

La ciudad de Kirkuk es reclamada tanto por kurdos, como por chiítas. Los kurdos acusan al presidente de Irak Al Maliki de acciones dictatoriales, mientras que los chiítas repudian el supuesto intento separatista del Kurdistán.

En caso de formarse un gobierno de coalición las tensiones podrían reducirse. Aunque las minorías sunitas ligadas a Al Qaeda podrían aprovechar para iniciar otra ola de atentados durante o después de las elecciones, ya que la retirada gradual de las tropas estadounidenses deja en manos del gobierno de Maliki el control de la seguridad.

Una respuesta a África y Medio Oriente, balance 2009

  1. silvana dice:

    que mal que esta el mundo!!! los hombres no quieren entrar en razon y seguimos como antiguamente pero con otras armas mas poderosas y de mayor destrucción… tengo hijos y nietos aqui en argentina y canada y estoy tremendamente preoupada por el futuro que les espera… muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: