Uruguay, por la misma senda

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 30/11/2009)

La temida llegada de un gobierno de base centro izquierdista al poder cumplió su primera etapa y se prepara para enfrentar la segunda parte, con el ex guerrillero Pepe Mujica como presidente electo de Uruguay. El gobierno del mandatario saliente Tabaré Vázquez, conformado por una coalición de sectores socialistas, comunistas e independientes fue mucho más moderado de lo que los mercados auguraban. Precisamente, la otra cara de la misma política consistió en postergar los urgentes cambios sociales prometidos durante la campaña, para centrarse en la búsqueda de inversiones extranjeras que lograron elevar el PBI.

La demonización por parte de la oposición de la figura de Mujica como supuesto seguidor natural de las políticas de Chávez fue desmentida durante toda la campaña. Un spot publicitario del Frente Amplio mostraba al ex Tupamaro resaltando los modelos políticos y económicos de Brasil y Chile, dos de los países con mayor desigualdad de la región.

Es cierto que tanto Lula da Silva, como Michelle Bachelet no generaron la enorme brecha social en sus respectivos países y que iniciaron programas de contención social, como por ejemplo “hambre cero” en Brasil, pero en ambos casos utilizaron recursos para mejorar la relación con los mercados antes que resolver la exclusión de millones de personas.

El metamensaje de la publicidad, que pretendía alejar a Mujica de la izquierda “peligrosa” de Chávez y Evo Morales surtió efecto ante los uruguayos que desconfiaban del ex Tupamaro y logró asociarlo con la izquierda “civilizada” que atrae inversiones, pero que prorroga las necesidades básicas de los que están fuera del sistema.

Logros de Tabaré

El Frente Amplio no oculta que Mujica va a seguir por la misma senda política y económica que Tabaré Vazquez.

A pesar de las críticas de los sectores de izquierda y de la misma base del partido, durante el gobierno del Frente Amplio la economía creció luego de la gran depresión de 2002. El PBI aumentó un 55 %, mientras que la tasa de inversión directa pasó del 11 % del PBI en 2004, al 20 % en 2009.

Además, se pudo enjuiciar y encarcelar a varios de los responsables de las desapariciones de personas durante la última dictadura.

Durante la gestión de Tabaré se duplicaron los salarios de los médicos, mientras que los de los docentes aumentaron un 24 % y se introdujeron reformas laborales beneficiosas como por ejemplo compensaciones por trabajo insalubre y nocturno, por antigüedad y licencias por estudio.

Sin embargo, la inflación redujo el poder adquisitivo de los uruguayos. Por ese motivo y por los efectos de la crisis internacional, que afectó directamente a los exportadores de productos primarios, las huelgas contra el gobierno del Frente se incrementaron en los últimos dos años.

Algunos analistas caracterizan el crecimiento de algunos sectores de trabajadores mediante una distribución engañosa de la riqueza. Es decir que se les quitó a los asalariados medios y altos, para poder aumentarle a los que estaban por debajo de la pobreza sin afectar los intereses empresarios ni los capitales.


Relaciones exteriores

Mujica anunció que durante su mandato Uruguay va a continuar dentro del Mercosur a pesar de las enormes asimetrías que existen entre los gigantes – Argentina y Brasil – y los pequeños – Uruguay y Paraguay -.

Por este motivo el vicepresidente electo y ex ministro de economía del Frente, Danilo Astori, inició en 2006 tratativas con Washington para establecer un Tratado de Libre Comercio (TLC), que hubiese destruido a varias industrias uruguayas. Esa medida casi hace tambalear al Frente Amplio y tensó las relaciones con Argentina y Brasil, que apuestan por un Mercosur más sólido y sin intromisiones externas.

Aunque las presiones frenaron al TLC, es comprensible que Uruguay busque otras alternativas antes las desigualdades que sufre dentro del bloque.

En tanto, otra grave diferencia internacional, es la que mantiene con Argentina por la instalación de la papelera Botnia y el corte del puente que une Gualeguaychú con Fray Bentos.

A pesar de que Mujica anunció que va a resolver el conflicto con Argentina, también expresó que gran parte de sus medidas productivas van a apuntar al desarrollo del sector forestal. De esta manera, se podrían establecer en Uruguay más fábricas que elaboren la pasta de celulosa y que si llegaran a instalarse sobre el fronterizo río Uruguay, el problema bilateral podría extenderse.

El pago adelantado de la deuda con el FMI también le dio una buena señal a los mercados, que no se manifestaron en contra de la candidatura de Mujica.

A pesar de la búsqueda de alineamiento con los EE.UU., y la prioridad que buscó el Frente en contentar a los mercados por sobre la reducción de la desigualdad social, las medidas adoptadas a favor de los asalariados jamás hubiesen sido planteadas por los conservadores del Partido Nacional, que encabeza Luis Lacalle.

Las deudas sociales podrán ser muchas, pero ayer Uruguay dio un paso adelante al evitar que un ex presidente neoliberal retornara al poder.

Una respuesta a Uruguay, por la misma senda

  1. paula ayala dice:

    no se porque se tardan en ponerse de acuerdo para el mercosur,porque todo lo que esta pasano con las politicas de latino america,los hacerca mas y mas atomar desiciones generales para america del sur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: