Privatizaciones y tensión social en Puerto Rico

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 29/10/2009)

Masivas huelgas, privatizaciones y un sospechoso incendio en una refinería de petróleo produjeron que el presidente barak Obama declarara la emergencia en la isla.

incendio puerto rico

El incendio en una refinería disparó acusaciones cruzadas

El incendio de una de las refinerías de la empresa norteamericana Caribbean Petroleum Company, que se había propagado por extensas zonas de la isla de Puerto Rico, ha sido controlado. Sin embargo, además de los tóxicos esparcidos en el ambiente luego de casi una semana de constante ardor, se produjo un doble golpe de efecto.

Por un lado, el gobierno logró distraer la atención de los graves problemas sociales que está atravesando el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, cuya soberanía le pertenece al gobierno federal de los Estados Unidos desde que le arrebatara la isla a España en 1902.

Además, el ejecutivo portorriqueño consiguió parcialmente deslegitimar las protestas, que paralizaron la isla durante gran parte del mes de octubre, al acusar a los manifestantes de haber provocado el estallido de uno de los tanques de petróleo, hecho que inició el fuego.

Reformas neoliberales

El gobernador Luis Fortuño, que cuenta con el apoyo del gobierno federal, en principio recortó el gasto público en los sectores básicos. La crisis financiera que afecta a los EE.UU. produce que se vean afectados los fondos federales que Washington le envía a la isla.

Pero lo que desencadenó el paro general, cuyo cenit se produjo durante la huelga del 15 de octubre, fue el despido de 5 mil empleados estatales  y la promulgación de la Ley de Emergencia Fiscal, por la cuál se despedirían a 17 mil empleados estatales más durante lo que resta de 2009.

Sin embargo, Fortuño fue más allá. Las carencias sufridas en los sectores de salud, educación, cultura y diversos servicios públicos por causa del menor presupuesto asignado para este año abrieron la posibilidad de privatizarlos parcialmente.

En medio de las protestas, el 15 y 16 de octubre se celebró en Puerto Rico la Conferencia de Proyectos de Alianzas Público-Privadas, cuyo slogan fue “una ventana a una isla de oportunidades”. El orador fue el gobernador Fortuño, que expuso los recursos portorriqueños ante empresarios de diversas partes del mundo.

Repudio social

El conflicto social de Puerto Rico comenzó a internacionalizarse durante la entrega de los premios MTV Latino en Los Ángeles a mediados de este mes. El cantante de la banda portorriqueña Calle 13, René Pérez, insultó al gobernador Fortuño durante la ceremonia y expresó “Latinoamérica no está completa sin Puerto Rico”, haciendo alusión a su militancia en el movimiento independentista de la isla.

Un informe de la UNESCO de 2004 indica que Puerto Rico es una de las naciones más desiguales de América Latina. En una lista de 16 países, la diferencia entre los ingresos de ricos y pobres es superada solamente por Paraguay, Nicaragua y Brasil. Estos datos son anteriores a la crisis financiera y a las medidas antipopulares del gobierno.

Las huelgas fueron masivas y paralizaron la mayoría de los sectores productivos de Puerto Rico. Los organizadores estimaron que a las protestas acudieron entre 150 mil y 200 mil manifestantes. La violencia no pasó a mayores, ya que sólo hubo heridos leves en los enfrentamientos con la policía.

Pero, el hecho más grave desde que estalló la protesta es la causa del feroz incendio. Todavía no se pudo esclarecer quiénes fueron los responsables. Algunos sectores acusan al gobierno para conseguir lo que está a la vista: la criminalización de la protesta social.

Otros culpan a la compañía petrolera de negligencia. En este caso el gobernador tendría un cierto grado de implicancia, ya que de acuerdo con algunos analistas locales Fortuño habría recibido fondos de la Caribbean Petroleum Company para la campaña electoral del año pasado. Además, el gobernador está acusado de utilizar los servicios de los mismos abogados que trabajan simultáneamente para la empresa petrolera y para el gobierno de la isla. De ser ciertas estas denuncias, no se va a poder establecer una investigación seria.

En tanto, el gobierno de Barak Obama declaró la emergencia en Puerto Rico y envió al FBI para que investigue la causa de la explosión de la refinería.

Junto con el fuego se logró sofocar también las manifestaciones, por lo menos momentáneamente. Entre mutuas acusaciones, sindicatos y representantes del gobierno no logran acercar las distantes posturas. Las negociaciones parecerían estar en un punto muerto, que sólo se podría evitar alcanzando un acuerdo o extremando la violencia, en caso de que lo de la refinería haya sido un atentado. En este caso, un grupo lograría imponerse por sobre el otro.

Por ahora, si llegase a hacerse efectiva la medida firmada por el gobernador, el proceso privatizador entraría en su primera fase, en tanto que 17 mil empleados públicos serían despedidos antes de Navidad, lo que incitaría nuevamente a que se produjeran huelgas, que volverían a paralizar a la isla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: