El nuevo mapa de las inversiones en América Latina

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 19/10/2009)

A causa de la crisis, los capitales apostaron por mercados seguros y establecieron inversiones de menor riesgo en países con mayor crecimiento. Más que una reducción de las inversiones se puede observar una redistribución hacia los mercados exportadores más importantes.

fondos-de-inversion1

Un reciente informe de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) alerta sobre la caída de las inversiones directas extranjeras en América Latina. En el primer cuatrimestre de 2009 hubo una disminución del 44 % con respecto al mismo período del año anterior. Mientras que las inversiones durante 2008 ya habían caído un 14 % con respecto a 2007.

Sin embargo, la disminución no afectó a los países más prósperos de la región. Por el contrario, entre 2008 y 2009, en Sudamérica aumentaron las inversiones directas, sobre todo en Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Mientras que en América Central y México disminuyeron considerablemente.

A causa de la crisis, los capitales apostaron por mercados seguros y establecieron inversiones de menor riesgo en países con mayor crecimiento. Más que una reducción de las inversiones se puede observar una redistribución hacia los mercados exportadores más importantes.

De esta manera, las economías más débiles sufrieron una contracción en las inversiones. En tanto se vieron beneficiados los países más fuertes, principalmente Brasil, que fue el que atrajo la mitad de los capitales de Sudamérica.

El precio de las materias primas y el crecimiento de la economía fueron los factores más importantes que beneficiaron a los países que lograron captar las inversiones extranjeras.

El sector minero y la agricultura destinada a los biocombustibles fueron los principales objetivos de las multinacionales en los últimos dos años. Aunque, de acuerdo con el informe de la UNCTAD, los países que recibieron más inversiones también se vieron beneficiados los sectores automovilísticos, bancarios y la construcción.

La caída de los commodities ya comienza a afectar a los países sudamericanos, debido a que el ingreso por la exportación de estas materias primas ha disminuido. Hasta septiembre de 2008 el alto precio del petróleo benefició a varios países de la región, sin embargo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que depende de la ONU, pronosticó que, para este año, el efecto que produce la disminución del precio de las materias primas va a afectar entre un 35 a un 45 % las inversiones extranjeras en la región.

Inversiones norteamericanas

Las telecomunicaciones, la energía, los bancos y los transportes fueron los sectores que más inversiones recibieron en Sudamérica durante la década de 1990.  Principalmente, los capitales provinieron desde los EE.UU., aunque España y Francia incrementaron su influencia en esta zona, que fue un tradicional campo de atracción de empresarios norteamericanos.

La gran apertura en la explotación de recursos naturales por compañías multinacionales tuvo su auge en esta década, lo que produjo el quiebre de los monopolios estatales, con sus lógicas consecuencias, como la falta de control gubernamental y el cuidado del medio ambiente, ya que se privilegió la ganancia rápida por sobre la calidad de los servicios.

Entre 2004 y 2007, México, América Central y el Caribe fueron los mercados que más volumen de capitales norteamericanos recibieron en la región. Sin embargo, la estrecha relación que une a estos países con los EE.UU. produjo que las inversiones estadounidenses disminuyeran desde fines de 2007, por causa de la grave crisis que afecta principalmente a la primera economía del mundo.

Futuro

La heterogeneidad de la procedencia de las inversiones en Sudamérica provocó no sólo que la crisis global no afectara tanto a las compañías extranjeras que invierten en la subregión, sino que se incrementara el volumen de capitales recibidos.

En cambio, México, que hasta 2007 fue el segundo país receptor de las inversiones norteamericanas en América Latina, sufrió durante 2009 una caída en la recepción de capitales, que fue superada por las remesas enviadas por los mexicanos residentes en los EE.UU.

Sudamérica se mantuvo a salvo no sólo por la diversidad de los inversores sino por las medidas proteccionistas efectivas que logro implementar cuando la crisis daba sus primeros pasos en el mundo desarrollado.

La recuperación de la economía mundial va a provocar que se rediseñe el mapa de las inversiones en el continente. El espacio abierto por la caída de los capitales norteamericanos fue en gran medida aprovechado por las multinacionales regionales, principalmente de Brasil, Chile y México. Además, se espera para el año próximo un incremento de las inversiones asiáticas en la región, principalmente de China, Japón y Corea del Sur.

Además, con la recuperación de los precios de las materias primas, las inversiones van a aumentar, sobre todo en los productos agrícolas y el petróleo. Por eso, es posible que la disminución de los capitales procedentes de los EE.UU. en la región sea momentánea. Pero, lo que es seguro es que esta caída abrió la puerta a inversores locales y de otras procedencias, lo que va a producir que la región no dependa tanto de un solo país, aunque las empresas norteamericanas van a seguir liderando las inversiones en América Latina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: