Kadafi y Berlusconi endurecen medidas contra inmigrantes

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 27/07/2009)

Los convenios firmados en los últimos cinco años por ambos mandatarios, y ratificados en junio durante la visita de Gadaffi a Roma, permiten que Italia entregue a Libia a los inmigrantes africanos ilegales. Esta medida atenta contra los derechos humanos, ya que Libia nunca firmó el tratado de la Convención sobre los Refugiados de 1951.

kadafi_italia_reuters1
Primer ministro italiano Silvio Berlusconi recibe al líder Libio Muammar al Kadafi

El endurecimiento de las leyes italianas contra los inmigrantes permite al Primer Ministro de Silvio Berlusconi ubicarse en la misma sintonía que su par de Libia, Muammar al Gaddafi.

Relatos de testigos y denuncias del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) demuestran que el gobierno de Libia encarcela y en muchos casos tortura a los inmigrantes que recibe de Italia, con la complicidad de la Unión Europea (UE), que financia los sofisticados sistemas de vigilancia en las fronteras del sur libio.

Además, Italia donó a Libia varios buques que son utilizados para patrullar las aguas del Mediterráneo.

De esta manera, mediante los tratados suscriptos con Italia y la UE, Libia se compromete a vigilar las fronteras con otros países africanos, evitar que crucen su territorio y el Mediterráneo y por último recibir a los inmigrantes que lograron alcanzar las costas italianas y que fueron expulsados.

Varias ONG acusan que en los centros de detención libios se alojan más de 600 inmigrantes, que están presos desde hace más de dos años en condiciones de hacinamiento. El número de inmigrantes recibidos por Libia desde Italia supera esa cifra, pero muchos han sido repatriados a sus países de origen, o están literalmente desaparecidos.

Detrás de los acuerdos

La empresa energética italiana Eni y su contraparte libia – Lybian National Oil Corporation – firmaron el año pasado un contrato por US$ 28 mil millones para abastecer del gas libio a Italia hasta 2047 a través del gasoducto Green Stream, que va a cruzar el Mediterráneo. Así, Italia evita depender exclusivamente del gas de Rusia, mientras que la compañía libia va a contar con una mayor presencia accionaria en Eni.

Durante el viaje que realizó Gaddafi a Roma, en donde fue recibido con los máximos honores, se acordó que Italia va a invertir en los próximos veinte años 5 mil millones de euros en obras de infraestructura. Las empresas libias se van a ver afectadas, ya que las compañías italianas van a estar exentas de pagar impuestos.

Estos acuerdos económicos se suman a la ayuda que provee la UE a Libia para que pueda sustentar el plan de contención de migrantes hacia Europa, por el que Gaddafi recibe tecnología, vehículos armas y divisas.


Ley de Seguridad

El pasado 15 de julio el Parlamento italiano aprobó la llamada Ley de Seguridad, gracias al apoyo del Partido de la Libertad de Berlusconi y su alianza con la racista Liga del Norte.

Mediante esta legislación se criminaliza la inmigración ilegal: se extiende hasta seis meses la retención de los indocumentados, se les aplican multas entre 5 mil y 10 mil euros y se les restringen los derechos de matrimonio, salud, educación y ciudadanía.

Italia, que durante el siglo XX fue uno de los países con mayor cantidad de emigrantes, aplica leyes que violan los tratados firmados con respecto a las prerrogativas universales de los refugiados y que además protegen los derechos humanos.

El calvario de los inmigrantes

El viaje de los ciudadanos del África subsahariana se origina por la falta de desarrollo, guerras o por persecuciones en sus países de origen. Atraviesan el desierto del Sahara por cuenta propia o habiéndole pagado a los traficantes de personas que les prometieron un futuro próspero en Europa. Si logran escapar de la vigilancia en Libia, se embarcan en precarios botes a través del Mediterráneo hasta las islas del sur de Italia.

Si llegaran a ser descubiertos por las patrullas costeras, son devueltos a Libia, en donde su destino nunca va a ser venturoso. Si consiguen que el gobierno de Libia no los encarcele, pueden ser repatriados y perseguidos nuevamente por los mismos motivos que escaparon.

Tanto Italia como la UE tienen el derecho de decidir si permiten o no la inmigración. Sin embargo, la gran mayoría de los motivos por la cuál los ciudadanos africanos se sienten amenazados y por eso intentan alcanzar el sueño europeo se originan en Europa.

La asociación de Italia con gobiernos que no respetan los derechos básicos de las personas contribuye a que la corrupción focalizada en estos Estados atente contra el desarrollo de la población.

Además, muchas compañías europeas están instaladas en África con el propósito de extraer los recursos minerales y energéticos a costos bajísimos, utilizando mano de obra esclava y exacerbando las rivalidades interétnicas, para poder lograr este objetivo. La estrecha relación que existe entre los gobiernos europeos y los capitales que se encuentran en África permite que el círculo no se quiebre y que esto provoque una mayor migración hacia Europa y por consecuencia un endurecimiento de sus leyes antiinmigratorias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: