El narcotráfico enrarece el clima preelectoral en México

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 22/06/2009)

El clima preelectoral que se está viviendo en México difiere mucho de otras vísperas de elecciones pasadas. A menos de dos semanas de los comicios legislativos, en los que se van a renovar 500 miembros de la cámara de diputados, cargos municipales y seis gobernaciones, el clima de violencia, desorden e inseguridad está alcanzando niveles alarmantes

mex

Las elecciones presidenciales pasadas del 2006, polarizaron a la sociedad mexicana, cuando el actual presidente Felipe Calderón, del Partido de Acción Nacional (PAN) triunfó con 0,58 % más de votos que su competidor, el centroizquierdista Andrés Manuel López Obrador. Las denuncias de fraude continúan hasta el día de hoy.

Sin embargo, ahora no solamente las elecciones están montadas sobre una campaña sucia entre los principales partidos, sino que se están incluyendo elementos que antes permanecían velados. El protagonismo nefasto que ha tenido el narcotráfico en el último año salpica a los grandes partidos políticos, cuyos líderes no dudan en involucrar a sus rivales en denuncias fundadas o no para ganar puntos a cualquier costo.

Los esfuerzos contra este mal endémico tendrían que trascender las barreras de los partidos políticos y no debería utilizarse este flagelo para ensuciar a los contrincantes. Esto demuestra que el tráfico de drogas está enquistado de tal manera en la sociedad que los partidos políticos, del oficialismo y la oposición, están inmersos en la lucha entre cárteles.

En los últimos cuatro meses murieron 7 mil personas debido a la guerra entre mafias de la droga.

Una vez que asumió, Calderón le declaró la guerra al narcotráfico, al utilizar 45 mil soldados. Pero, muchos de los miembros del ejército están acusado de violaciones, torturas y de complicidad con algunos cárteles, por eso la solución funcionó parcialmente.

Los partidarios del presidente admiten que la guerra contra el narcotráfico está lejos de finalizar porque Calderón tuvo el coraje de ir al fondo del problema, lo que provocó una violenta reacción de los señores de la droga. Pero los detractores del PAN, afirman que en los últimos meses el problema se está aprovechando políticamente al ordenar detenciones de alcaldes relacionados con la venta de narcóticos.

Por otro lado, el Plan México anunciado por el gobierno de Bush para combatir el narcotráfico se fue diluyendo, de acuerdo con las acusaciones del ejecutivo mexicano. Calderón acusó a los EE.UU. de no prestar colaboración con respecto al control del consumo interno y al tráfico de armas, que utilizan los cárteles, ya que el 90% son de procedencia norteamericana.

El nuevo gobierno de los EE.UU. trajo un cambio de orientación en su relación con América Latina. Obama eligió Brasil, en lugar del tradicional viaje a México que realizan todos los presidentes una vez que toman posesión de su cargo. Sin embargo, Washington no debe descuidar a su vecino, porque muchos de los problemas que se encuentran en México traspasan fácilmente la frontera, en forma de deterioro del comercio bilateral, aumento del flujo de inmigrantes ilegales, drogas y actividades mafiosas.

Además, de este violento contexto, el infortunado panorama social mexicano se amplía con los efectos que la gripe porcina ha tenido en las costumbres de la población y en la economía, ya que el turismo cayó considerablemente.

En tanto, la crisis alimentaria que afecta a los cereales, la base con la que se elabora la popular tortilla, pone en riesgo a los sectores rurales y urbanos más débiles.

El desempleo y la pobreza crecieron debido a la crisis internacional, de la que México se ve directamente afectado por sus estrechas e inevitables relaciones con los EE.UU. En el primer trimestre de este año el PIB mexicano se contrajo un 8,2% con respecto al mismo periodo del año pasado.

El 5 de julio los mexicanos van a ir a votar inmersos en este panorama social deteriorado por el narcotráfico, la crisis económica y la corrupción. Se espera que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó durante 71 años el país y que fuera derrotado en el 2000 por el PAN, vuelva a cobrar fuerzas frente al descontento de la población. Mientras que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) de López Obrador perdió intención de voto desde que en el 2006 estuvo a punto de alcanzar el poder.

Los analistas anuncian que el PRI y el derechista PAN se van a disputar la mayor cantidad de bancas, siendo el PRI el más beneficiado en cantidad de votos, a pesar de haber sido culpable de gran parte de la corrupción en México durante el siglo XX.

Varios votantes prefieren al PRI, porque según ellos, cuando este partido gobernaba, no existía la feroz lucha contra el narcotráfico y la sociedad no era tan violenta. Pero, este argumento es peligroso porque a pesar de haber aumentado la guerra contra los cárteles, está presente en el mismo gobierno y en el ejército la complicidad en el negocio de tráfico de narcóticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: