OTAN: Desafíos y contradicciones tras 60 años de vida

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 06/04/2009)

El principal tema que se va a abordar en la cumbre es el rediseño de la estrategia de la OTAN para Afganistán planeado por la administración Obama. Ante la creciente influencia de los talibanes y las cifras de muertos civiles, que se incrementaron un 40 % en un año, Washington va a solicitar a la OTAN el envío de 17 mil soldados más, que se suman a los 36 mil presentes.

2009_05_06_otan

El sexagésimo aniversario de la controvertida alianza militar OTAN va a ser celebrado con una importantísima cumbre los próximos 3 y 4 de abril en la ciudad fronteriza francesa de Estrasburgo y en la alemana Kehl, como símbolo de amistad y de paz entre los dos pueblos que se enfrentaron en la Segunda Guerra Mundial.

El principal tema que se va a abordar es el rediseño de la estrategia de la OTAN para Afganistán planeado por la administración Obama. Ante la creciente influencia de los talibanes y las cifras de muertos civiles, que se incrementaron un 40 % en un año, Washington va a solicitar a la OTAN el envío de 17 mil soldados más, que se suman a los 36 mil presentes.

La participación europea en el entrenamiento de las fuerzas de seguridad afganas y la ayuda humanitaria no está en discusión, sin embargo el punto discordante es el envío de tropas europeas al frente de combate contra los insurgentes islámicos y para resguardar la celebración de elecciones para el mes de agosto.

Además de los EE.UU., solamente Italia, Alemania y Polonia están dispuestos a colaborar en el terreno militar, el resto de los países presenta grandes objeciones ante el incremento de tropas.

La razón principal de este desencuentro es que Rusia ha ganado protagonismo en Afganistán al apoyar al presidente Hamid Karzai, suministrándole armas, apoyo logístico y medios de cooperación para establecer un diálogo de paz con los talibanes moderados. Esta estrategia del Kremlin contrasta con el incremento de tropas planeado por Obama.

Por eso, la OTAN además de sumar poder militar en la región va a tender puentes para el diálogo para no quedar afuera del nuevo mapa de Asia Central cuando la guerra finalice. Rusia se está asegurando su influencia geopolítica en esta zona que será de vital importancia económica cuando se logren construir las vías de tránsito de hidrocarburos hacia Pakistán e India procedente del rico Mar Caspio.

Otro punto de discusión, que será tocado en la Cumbre es cómo intervenir en Pakistán, ya que una zona del país ha sido cedida a los extremistas islámicos por la imposibilidad del gobierno central de poder controlar la frontera con Afganistán, que es por donde el tráfico de armas alimenta la capacidad de fuego de los rebeldes.

Además, Pakistán se encuentra inmerso en un caos político interno, lo que le impide tomar decisiones militares con respecto a los talibanes.

En tanto, la OTAN se abastece de insumos militares a través de la insegura frontera afgano-pakistaní, y su objetivo es reforzarla. Pero, los bombardeos de aviones no tripulados causaron numerosas bajas civiles y el repudio de la comunidad internacional.

El cambio de relaciones con Irán también va a ser discutido por los líderes de la Alianza. Teherán constituye un aliado natural indispensable si se aspira a pacificar Afganistán, ya que su influencia religiosa chiíta y lingüística persa le proporciona una importante presencia en el país vecino. El antagonismo con los talibanes sunitas sitúan a la OTAN y a Irán en el mismo bando.
Se va a discutir si es viable la creación de un Consejo OTAN-Irán, similar al que ya existe con Rusia, para coordinar objetivos con el país persa y distender las tensiones acumuladas durante 30 años.

Un tema que no se va a dejar pasar es la diferencia del trato con Rusia. Los países occidentales de Europa, junto con los EE.UU. y Turquía son proclives a cooperar con Moscú en la guerra contra el islamismo insurgente en Asia y a persuadir al Kremlin de que contenga a Irán para que no desarrolle armas nucleares, a cambio del corredor que Rusia le abrió a la OTAN a través de su territorio y el de sus satélites para poder acceder al mediterráneo Afganistán, y el compromiso de Obama de detener el escudo antimisiles en Polonia y República Checa. Sin embargo, los miembros orientales siguen viendo a Moscú con desconfianza.

Pero, el tema crítico luego de la Guerra de Georgia del año pasado es la posible inclusión de este país y de Ucrania en la Alianza, hecho que irrita al Kremlin y que podría comprometer las relaciones conjuntas en otros ámbitos.

La elección de esas ciudades como alegoría de la paz en Europa desentona con las misiones que ha dirigido la OTAN a lo largo de los 60 años de vida.

A pesar de haber realizado tareas humanitarias en Bosnia, Pakistán y Darfur, los bombardeos a Yugoslavia de hace una década, la exagerada atribución de crear una Fuerza capaz de iniciar una misión militar en cualquier lugar del mundo, el abandono de la minoría Serbia ante los ataques guerrilleros albaneses durante su misión en Kosovo, los graves errores cometidos en Afganistán al bombardear zonas civiles y la persistente provocación a Rusia al expandirse hacia el este y pretender anexarse zonas rusófonas de Georgia y Ucrania, las décadas de vida de la OTAN dejan un balance negativo en cuanto a la paz europea y mundial. Pero si se trata de ganar posiciones geoestratégicas a cualquier costo, la organización militar ha cumplido sus objetivos de manera impecable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: