Canadá puede salir beneficiada de la crisis

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 09/03/2009)

La solidez del sector financiero de Canadá sumado a los nuevos acuerdos comerciales con la Unión Europea puede generar que Ottawa sea uno de los pocos Estados en salir beneficiados de la caída de los mercados y a su vez paliar la enorme dependencia que tiene de la economía estadounidense.

2009_02_23_canada

La desaceleración económica mundial originada en el sector financiero continúa avanzando sobre otros sectores vitales para la economía canadiense y norteamericana. La amenaza de la quiebra de las tres grandes compañías automovilísticas de Detroit (General Motors, Ford y Crysler) podría provocar una masiva pérdida de puestos de trabajo.

Sin embargo, la solidez del sector financiero de Canadá sumado a los nuevos acuerdos comerciales con la Unión Europea puede generar que Ottawa sea uno de los pocos Estados en salir beneficiados de la caída de los mercados y a su vez paliar la enorme dependencia que tiene de la economía estadounidense.


Dependencia estadounidense

Canadá busca diversificar el destino de sus exportaciones, ya que en la actualidad casi el 80% de sus bienes son vendidos a los EE.UU. Con el nuevo acuerdo que está por suscribir con Bruselas, se incrementarían en un 20% las mercancías canadienses que se exportan a Europa.

El año pasado la balanza comercial con EE.UU. se inclinó a favor de Canadá en US$ 74 mil millones, pero la fuerte caída de la demanda norteamericana va a provocar que las exportaciones canadienses disminuyan considerablemente en 2009. Además, el proteccionismo impulsado por Washington mediante el Buy American Act va a perjudicar aun más a la industria canadiense.

Recursos

El enorme territorio de Canadá cuenta con inmensos recursos de minerales, hidrocarburos, agrícolas y madereros. Aunque la agricultura cubra un 2% del PBI, la elaboración de avena y cebada ubica al país entre los primeros productores del mundo. La primera reserva mundial de uranio y la segunda de níquel se encuentran en Canadá, mientras que las grandes reservas de petróleo y gas que son exportados principalmente a los EE.UU. sostienen gran parte de su economía.

Pero, los sectores que lidera Ottawa son el maderero – la pasta de celulosa y la madera para la construcción – y el hidroeléctrico, debido a que las usinas ubicadas en sus ríos le aportan un gran caudal energético.

Sin embargo, durante 2008 el sector de la energía despidió a casi 130 mil trabajadores por la baja de la demanda de hidrocarburos del exterior y por la disminución del consumo interno.


Fortaleza financiera

El rígido sistema bancario fijado por el Banco Central protege al sector financiero de cualquier turbulencia, lo que garantiza la mayor solvencia bancaria del mundo, de acuerdo con el World Economic Forum.

La limitación impuesta por el Estado a las inversiones y los préstamos de riesgo de los bancos, asegura la cobertura casi total de los créditos bancarios, a diferencia de lo que ocurrió en los EE.UU. y en Europa con los préstamos subprime que dispararon la crisis en cadena. Al estar el sector bancario fuertemente controlado y haberse despegado de la crisis financiera global, el gobierno cuenta con recursos que pueden ser otorgados a las provincias, a estimular el consumo interno y a reorganizar las exportaciones que se ven afectadas por la recesión estadounidense.

Crisis política

La economía canadiense puede verse afectada más por factores políticos que por la desaceleración de Washington – su principal socio – y la debacle financiera mundial.

La estabilidad de Canadá no se logró con las medidas del gobierno del derechista Partido Conservador, sino con el control estatal fijado por el Partido Liberal, que tiene mayoría parlamentaria. Los efectos de la crisis solamente pueden ser afrontados con medidas de fuerte participación o keynesianas, es decir con el programa que ostentan los liberales y sus aliados parlamentarios, los demócratas.

La unión de esos dos partidos podrían debilitar al gobierno, que perdería a todos sus aliados y sería arrastrado por la crisis, excepto que cambie su programa económico y continúe en la sólida senda de la regulación financiera, que hasta ahora ha protegido a los bancos y a las industrias que han podido tomar créditos.

Futuro económico

Si no se contemplan las presiones de la industria automovilística se puede profundizar la crisis, que afectaría de manera drástica a los EE.UU. y a Canadá.

La reestructuración del tratado comercial del NAFTA – Canadá EE.UU. y México – seguramente se va a producir este año, ya que hay varios sectores económicos canadienses y mexicanos que se ven afectados por las barreras comerciales que Washington le impone a sus vecinos.

A pesar de la desaceleración mundial que amenaza a casi todas las economías globales; la fortaleza financiera, la enorme cantidad de recursos y la diversificación de las exportaciones hacia nuevos destinos, prevén que Canadá pueda evitar una contracción como la de los EE.UU. y hasta lograría beneficiarse de la crisis, sin embargo son los problemas políticos y la caída del sector comercial los únicos riesgos que podrían desestabilizar al país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: