Unión Europea / Marruecos: El pacto que enterró la independencia del Sahara

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 22/12/2008)

El jueves pasado se llevó a cabo la reunión entre ministros de Exteriores de Marruecos y la Unión Europea con el fin de ampliar sus agendas de cooperación para el próximo año y ratificar el “estatuto avanzado” suscripto en octubre pasado, por el cuál el país árabe se convierte en un socio de Europa con enormes privilegios, similares a los que gozan los aspirantes a formar parte de la Unión.

2009_01_03_uemarruecos

En los últimos años se pueden encontrar varios casos de atropello al Derecho Internacional, no sólo en lo que respecta a tratados suscriptos entre dos o más países, sino también a los principios básicos de la soberanía y autodeterminación de las naciones.

Los escollos legales que pudieren entorpecer la aplicación de determinadas políticas son vulnerados sin ningún remordimiento con acciones unilaterales. Por ejemplo, la invasión a Irak y el apoyo occidental a la independencia de Kosovo demuestran que la impaciencia de las potencias por ver concretados sus intereses les lleva a evitar la espera de un engorroso proceso diplomático internacional y a actuar por afuera de la ley.

El jueves pasado se llevó a cabo la reunión entre ministros de Exteriores de Marruecos y la Unión Europea con el fin de ampliar sus agendas de cooperación para el próximo año y ratificar el “estatuto avanzado” suscripto en octubre pasado, por el cuál el país árabe se convierte en un socio de Europa con enormes privilegios, similares a los que gozan los aspirantes a formar parte de la Unión.

Hasta aquí, los pasos dados por las dos partes se podrían enmarcar dentro de la célebre “política de buena vecindad” por la cual la UE promueve lazos comerciales, ayudas sociales y acuerdos de desarrollo para los países extra comunitarios, que aspiran a ser parte de los Veintisiete.

Pero, en este caso se están quebrantando preceptos esenciales de la legalidad internacional.

Mediante el estatuto de cooperación avanzada, Marruecos se compromete a abrir sus mercados a empresas españolas de construcción e inmobiliarias y francesas de pesca e hidrocarburos y aportaría también los ricos fosfatos de la regiones del sur. A cambio, el reino africano recibiría una reducción de aranceles a sus productos agrícolas, que ingresarían en el mercado europeo casi sin restricciones y un blindaje financiero de 190 millones de euros para afrontar la crisis mundial.

Sin embargo, el reino marroquí no aportaría solamente sus materias primas, sino que gran parte de ellas se encuentran en el territorio del Sahara Occidental, una porción del desierto que posee enormes riquezas ictícolas, minerales y combustibles fósiles. El Sahara es una de las pocas y desgraciadas naciones que no pudo aprovechar la ola descolonizadora que avanzó sobre el tercer mundo entre 1957 y 1975.

Precisamente en 1975 España abandonó desordenadamente su colonia llamada entonces Sahara Español luego del fallecimiento de Francisco Franco, lo que alentó la ocupación militar de Marruecos hasta el día de hoy.

La mediación de la ONU fue infructuosa, ya que con su silencio y su lentitud benefició la postura marroquí de desgastar a los rebeldes armados del Sahara que lucharon por su independencia en la milicia del Frente Polisario.

La población saharauí vive reprimida en míseros campos de refugiados provistos por ONG independientes y por Argelia, el único país que la apoya, a la espera de un referéndum independentista que se viene aplazando con el mutismo cómplice de la ONU desde 1991.
El escándalo llegó a tal magnitud que el secretario general de la ONU Ban Ki-moon destituyó en marzo al mediador para el Sahara por haberlo instado a aceptar el plan marroquí sin condiciones. En 1975, la ONU había proclamado dos resoluciones a favor de que la población del territorio ocupado tuviera el derecho de votar a favor de su independencia.

Con el acuerdo de cooperación avanzada suscripto, Marruecos va a recibir además fondos europeos para duplicar el gasto militar en 2009 con el fin de controlar a los inmigrantes ilegales que provienen de toda África subsahariana y que intentan ingresar en Europa, pero el objetivo velado es finalizar las pretensiones de libertad del Sahara al disponer de una mayor capacidad de respuesta en caso de que el Polisario retome la lucha armada.

Marruecos, que ya es el gendarme de Europa en cuanto al freno que significa para los emigrantes, se está convirtiendo en un país mimado por las riquezas que provee a la UE, propias y ajenas. Las ayudas que percibe por parte de Bruselas superan a las de los futuros candidatos a ingresar a la UE, como Turquía, Ucrania y Georgia.

En tanto, el martes pasado el presidente español Rodríguez Zapatero anunció un crédito por 520 millones de euros para Marruecos para sentar las bases de la infraestructura de las empresas españolas que se van a establecer en ese país durante los próximos dos años.

Pero, lo que más se le critica al gobierno socialista español es que en la misma reunión apoyó sin vacilaciones el plan marroquí para el Sahara por medio del cual se entierra para siempre la independencia de un pueblo oprimido que ha perdido el derecho de disponer de su Estado propio y de recibir las regalías por las riquezas del suelo, subsuelo y del mar, que están siendo expropiadas por parte de un país poco democrático como Marruecos y de la cuna de la democracia, la pluralidad y el respeto por la legalidad como lo es Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: