Oro, Diamantes y Coltán: Causas de las guerras africanas

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE)

Se suele atribuir la causa de las sangrientas guerras africanas a incesantes conflictos tribales que persisten de generación en generación, sin embargo poco se menciona que esas rivalidades están exacerbadas por los principales países desarrollados y las empresas multinacionales que se benefician de la extracción de los recursos minerales de la región.

2008_11_09_coltan

En los países más industrializados, la competencia por los minerales preciosos se suele resolver mediante el funcionamiento de los mercados y a través de la regulación del Estado por la acción de tribunales civiles.

En cambio, en África la carrera por los recursos deriva en enfrentamientos armados cuando los gobiernos locales están debilitados, divididos o desprestigiados por la corrupción. Es muy probable que desencadenen en guerras civiles o interétnicas cuando la comunidad internacional no interviene con ayuda económica o militar, o cuando está directamente implicada en el mercado del contrabando internacional de minerales.

Además del petróleo, el oro, los diamantes y el coltán son recursos muy cotizados en los mercados internacionales. Los países que por poseer diamantes viven eternas guerras civiles y fronterizas son: Sierra Leona, Liberia, Congo y Angola; mientras que el 80 % de las reservas mundiales de coltán, que está formado por la fusión de dos minerales – columnita y tantalita – se encuentran en el Congo. El coltán se usa con mayor frecuencia en la fabricación masiva de celulares, computadoras y en fibra óptica para las comunicaciones, por eso las compañías dedicadas a este sector están invirtiendo sumas considerables en desarrollar ejércitos privados para proteger y desarrollar esta industria en África.

Estos países, que fueron colonizados por Gran Bretaña, Estados Unidos, Bélgica y Portugal han visto saqueados sus recursos humanos y materiales, durante la época de la ocupación europea. Con la llegada de la independencia entre 1960 y 1975, las colonias africanas han sido literalmente abandonadas por las metrópolis, sin dejar lugar a una transición ordenada a los nuevos gobiernos locales, sobre todo en el caso de la colonización portuguesa de Angola, que a diferencia de los colonialistas ingleses, Portugal no formó una clase burguesa que le sucediera en el poder y que pudiese administrar los recursos, sino que dejó el país luego de haberse servido de sus minerales y de sus esclavos durante siglos.
Empresas privadas y guerras tribales

En general, los gobiernos que surgen en esas condiciones suelen ser regímenes autocráticos militares o civiles asociados a poderosas familias o etnias, que dejan afuera del poder a otros grupos tribales.

Estos conflictos étnicos sumados al hambre, el subdesarrollo y la falta de oportunidades económicas son precisamente el caldo de cultivo sobre el cuál trabajan las empresas occidentales encargadas de extraer diamantes, oro y coltán.

El círculo vicioso se produce con la utilización de la ganancia de la venta de los minerales en la compra de armamentos, por parte de los gobiernos africanos y de las guerrillas insurgentes. Con esas armas se sigue financiando la interminable guerra por la extracción de recursos.

Más allá de la ineficacia de las Naciones Unidas en la resolución de las disputas actuales, el avance de la globalización produce una inédita industrialización de los países de África y un crecimiento de la demanda de las materias primas y, por ende, un aumento de la competencia por estos minerales.

La inclusión de los ejércitos privados, financiados por gobiernos africanos y por compañías multinacionales, constituye otro factor de desestabilización. Algunas de las empresas que se dedican a entrenar mercenarios que luego alquilan a los gobiernos solicitantes son la inglesa Sandline International y la sudafricana Executive Outlines, la cuál ha participado en Sierra Leona y Angola proveyendo a estos países de soldados, fotografías aéreas y logística.

Este tipo de compañías fijan sus servicios a precios muy elevados. Por ejemplo, en el caso de Sierra Leona el pago se efectuó con concesiones de minas de diamantes, lo que produjo una inserción directa de estas empresas en la guerra como un actor más que se implica directamente.
Diamantes de Angola y Sierra Leona

El conflicto de Sierra Leona no ha finalizado, a pesar de que la película Diamantes de Sangre exponga lo contrario por haber sido realizada en 2006, un momento de tregua que parecía que la guerra estaba terminada.

La relación entre los gobiernos locales y el contrabando de diamantes salió a la luz en 1999, cuando un grupo armado irrumpió en la casa del vicepresidente Foday Sankoh e incautó unos documentos secretos que lo relacionaban con la venta ilegal de diamantes a Europa y la toma de las minas por partes de los rebeldes a su mando. El New York Times publicó una nota que detallaba que Sankoh preparaba una ofensiva contra las fuerzas de paz de la ONU.

En Angola, la guerrilla UNITA, ya derrotada en 2002, estuvo financiada por los EE.UU. en contra del gobierno pro soviético del presidente Dos Santos. Los documentos desclasificados de esa época demuestran que UNITA le vendía diamantes de manera ilegal a De Beers, el consorcio sudafricano que controla dos tercios del mercado mundial.
El Coltán del Congo

Las propiedades de este mineral permiten mantener las baterías de los celulares cargadas por más tiempo y además optimiza la energía eléctrica, por eso se lo utiliza para la construcción de centrales atómicas, espaciales, video juegos, trenes magnéticos, aparatos de diagnóstico médico no invasivos, etc. Por ejemplo, la empresa Sony tuvo que aplazar el lanzamiento de la Play Station 2 porque las reservas de coltán de Brasil y Australia se estaban agotando, pero con el descubrimiento, a mediados de los noventa, de las más grandes reservas de este mineral del mundo en el Congo, las empresas de comunicaciones y las grandes potencias pusieron el ojo en este país, que hasta entonces estaba dominado por capitales franceses.

El derrocamiento del dictador Mobutu Sese Seko por parte de los ejércitos de Ruanda, Uganda y Burundi apoyados económica y militarmente por Washington se produjo porque EE.UU. pretendía quitar del escenario a los inversores franceses que estaban operando en la región y establecer en su lugar compañías mineras que extrajeran el coltán, como por ejemplo la American Mineral Fields, en la que Bush padre tenía intereses.

Hoy en día Joseph Kabila, presidente del Congo, mantiene un enfrentamiento con guerrillas apoyadas por Washington, Ruanda, Uganda y Burundi, ya que al cancelar los contratos de la empresa minera norteamericana, la guerra civil se reavivó, debido aque el principal objetivo del combate continúa siendo la extracción de los recursos minerales por parte de las empresas privadas multinacionales.

La relación que existe entre extracción de recursos minerales y guerras civiles es sabida desde hace mucho tiempo, pero recién hace ocho años que la ONU y el Banco Mundial reconocieron la veracidad de este argumento. Un informe del ex embajador de Canadá ante la ONU, Robert Fowler, reveló la relación entre guerrillas, gobiernos corruptos y compañías multinacionales. En tanto, otro informe del Banco Mundial mencionaba que las guerras civiles son producto de la lucha por los recursos fácilmente saqueables.

Es de esperar que el prejuicio de la sociedad occidental con respecto a los enfrentamientos internos de África, atribuido a ancestrales guerras entre pueblos bárbaros, haya desaparecido para siempre y se sepa que detrás de cada guerra étnica existen intereses económicos relacionados con las potencias dominantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: