Diferencias y similitudes entre Irak y Afganistán

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE )

Se dice habitualmente que los dos principales escenarios de enfrentamiento entre las fuerzas occidentales y el terrorismo islámico los conforman Irak y Afganistán, aunque la incontrolable violencia en estos dos países sea mucho más compleja que la idea de la lucha entre la democracia contra la barbarie dictatorial religiosa.

2008_11_09_guerrillas_taliban

El caso de Irak va más allá de una guerra civil convencional entre musulmanes chiitas y sunitas, ya que ambas comunidades tienen enormes diferencias internas y cada una posee sus propios grupos armados que atentan contra los oponentes y los ejércitos ocupantes, resultando los más perjudicados los civiles que conviven con la muerte a diario.

Entre las guerrillas sunitas se encuentran los combatientes de Al Qaeda, que llegaron al país luego de la invasión norteamericana y no antes como pretende tergiversar la Casa Blanca, procedentes de diversos países del mundo musulmán; y el ejército Al Sahwa (Despertar), compuesto por unos 80 mil hombres, que está constituido por algunos sunitas disidentes que militaron en Al Qaeda y combatientes no extremistas.

El objetivo de Al Qaeda es barrer de Irak a los ejércitos occidentales y limitar al máximo la influencia de la mayoría chiita y por ende de Irán.

En cambio, el papel que desempeñó Despertar desde 2006 hasta el mes pasado fue fundamental para la pacificación de Irak, ya que se firmaron acuerdos para trabajar en conjunto con el ejército irakí y con las fuerzas de ocupación.

Las guerrillas de la comunidad chiita tienen su bastión principal en el sur, sobre todo en Basora, en donde opera el ejército británico y por el que fluye el 80 % del petróleo que Irak exporta. Pero, también las guerrillas chiitas están diseminadas por todo el territorio irakí, y luchan contra los anteriormente poderosos sunitas y en algunos casos contra los ejércitos extranjeros.

La guerrilla chiita más importante por su número, capacidad de acción e influencia entre la población es la que comanda el clérigo Muqtada Al Sadr llamada Al Mahdi. Los feroces ataques de Al Sadr contra las instalaciones y soldados de los ocupantes preocupó a Washington desde el inicio de la invasión hasta 2007.

Los enfrentamientos de Al Sadr contra los sunitas de Despertar y Al Qaeda transformaron el escenario irakí en un guerra civil, de la que no se vislumbra un final. Además, hace quince días una parte del ejército de Irak sugirió que se debía terminar con la alianza con los sunitas de Despertar, lo que podría provocar una escalada mayor de violencia.

Sin embargo, la cooperación de Despertar con el gobierno central y el alto el fuego pactado con Al Sadr fueron las verdaderas causas de la pacificación de Irak desde septiembre del año pasado, y no el incremento de tropas que envió Washington.

La semana pasada Al Sadr anunció que luego de la tregua alcanzada con el presidente irakí Nuri Al Maliki se va a quedar a vivir en Irán, desde donde dirigirá a Al Mahdi y lo orientará hacia labores sociales y no violentas, excepto que Al Maliki no firme urgentemente un calendario de retirada con las tropas norteamericanas, en ese caso podría volver a lanzar operaciones contra objetivos occidentales y sunitas en Irak.

Algunos analistas acusaron a Irán de estar detrás de Al Sadr y de pretender arrebatarle la conducción de su ejército. Otros sostienen que Teherán pretende neutralizar a Al Mahdi para que el gobierno de Al Maliki pueda gobernar sin una enorme y popular guerrilla chiita opositora.

Esta última afirmación parecería ser la más acertada, ya que este año Irán firmó millonarios acuerdos bilaterales con el gobierno irakí, por eso no sólo Washington está sosteniendo a Al Maliki, sino también Teherán.

La base del ejército irakí la conforma otra guerrilla chiita llamada Brigadas Badr, que es el brazo armado del Consejo Supremo Islámico, el sector más cercano a Irán y uno de los mayores enemigos de Al Sadr. Las Brigadas Badr fueron entrenadas durante la década del 80 por Irán para que lucharan en contra de Sadam Husein.

En Afganistán la situación está desbordada, no sólo por el escándalo que provocó la muerte de 10 soldados franceses en una emboscada -o de acuerdo a algunas versiones bajo el “fuego amigo”– y la matanza de 70 civiles en su mayoría niños por un error en un bombardeo de la Fuerza Aérea Norteamericana, sino por el resurgimiento de las milicias talibanes y la renuncia del dictador pakistaní Pervez Musharraf, quién constituía el mayor aliado de los EE.UU. en la lucha contra Al Qaeda.

Ya desde el año pasado se vislumbraba que la guerrilla Talibán estaba cobrando más fuerzas, en parte por las alianzas que tejió con los todopoderosos líderes de los clanes que se encuentran de ambos lados de la frontera afgano-pakistaní.

El ejército de Pakistán nunca pudo doblegar a los líderes tribales locales durante el gobierno de Musharraf, por eso ha tenido que tejer una importante alianza entre 2004 y 2006, que fue aprovechada por los talibanes para reorganizarse y lanzar ataques en todo el territorio afgano y en gran parte de Pakistán.

Desde la renuncia de Musharraf, y la llegada al poder del gobierno de coalición del ex primer ministro Nawaz Sharif y del viudo de Benazir Bhutto, Asif Zardari, se prevé que el nuevo gobierno pakistaní podría volver a pactar con los talibanes para defender su frágil posición, lo que crearía un círculo vicioso que fortalecería nuevamente a los islámicos.

Los ojos de Washington están muy atentos a esta movida. Para desestimarla los EE.UU. anunciaron que van a seguir cooperando con Islamabad en la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, Barak Omaba está mucho más pendiente de cómo se está desarrollando este nuevo resurgir talibán, debido a que en varias oportunidades manifestó que si la situación tendiese a empeorar podría ordenar un bombardeo del lado pakistaní de la frontera con Afganistán, en caso de llegar a la presidencia.

Además Obama busca fortalecer su debilitada imagen en política exterior, por eso se está refiriendo con mayor frecuencia a las guerras de Irak y Afganistán. El candidato demócrata anunció que va a iniciar una retirada ordenada de Irak, pero por otro lado va a incrementar entre12 y 15 mil soldados de refuerzo en Afganistán, porque la situación parece incontrolable.

No hay una relación directa entre las guerrillas de Irak y Afganistán, con la excepción de la presencia de Al Qaeda en los dos países, sin embargo en ambos casos la posición de Washington está bastante debilitada.

La fácilmente quebrantable tregua en Irak parece estar funcionando, pero se sabe que con cualquier movimiento en contra de Washington que haga Irán la situación puede empeorar. Por eso, la solución de la insurgencia irakí depende de los acuerdos entre Washington y Teherán.

En cambio, en Afganistán el panorama no es tan claro, si todo dependiese del gobierno pakistaní sería una solución para Washington, sin embargo la realidad es otra. Los EE.UU. deben apuntalar al nuevo gobierno de Pakistán y también al del afgano Hamid Karzai y convencer a los otros aliados de la OTAN de que la presencia de tropas en Afganistán está totalmente justificada, a pesar del debate que se abrió en Francia la semana pasada. Por eso, la conclusión es que, a diferencia de Irak, en Afganistán la única manera de que los EE.UU. salgan airosos es con una victoria militar, que por ahora parece muy lejana.

Anuncios

2 Responses to Diferencias y similitudes entre Irak y Afganistán

  1. reynaldo dice:

    estados unidos caera como potencia por estar buscando petroleo

  2. reynaldo dice:

    sobre el caso de afganistán .rak .algelia .libia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: