Rusia – Georgia: Crece la tensión entre Rusia y Occidente

Por Maximiliano Sbarbi Osuna (publicado en el diario BAE el 12/05/2008)

Mientras los medios de todo el mundo centraban su atención en la casi irrelevante transmisión del mando presidencial en Moscú, en el Cáucaso, Rusia y Georgia estuvieron a punto de iniciar un conflicto armado, luego de cuatro años de creciente rivalidad. La tensión aun no se ha mitigado, sino todo lo contrario, ya que Rusia aumentó el contingente militar en la frontera y Georgia inició una feroz guerra diplomática, que se ve reforzada por Washington y la Unión Europea.

2008_05_15_abjasiab

El detonante sucedió a comienzos de mes cuando un avión espía georgiano no tripulado fue derribado en la provincia separatista pro rusa de Abjasia. El gobierno georgiano acusó a Rusia de haber sido responsable de la destrucción de la nave, sin embargo los rebeldes abjasos se adjudicaron el ataque.

Coincidiendo con el incidente, Rusia expulsó a dos agregados militares norteamericanos de la embajada de EE.UU. en Moscú, hecho que tensó aun más las relaciones.

Además de Abjasia, Georgia contiene dentro de su territorio otra provincia separatista llamada Osetia del Sur, también apoyada por Moscú. Las tropas rusas están asentadas en estas dos provincias, desde mediados de la década del 90, bajo un mandato de mediación que le otorgaron los países que conforman la ex Unión Soviética.

Por esos años, Georgia formaba parte de los países amigos de Rusia, por lo tanto la mediación de Moscú era lógica. En cambio, desde 2003 Georgia se convirtió en uno de los peores enemigos de Rusia en la región y la punta de lanza por la cuál la OTAN pretende extenderse hacia las fronteras rusas con el objetivo de quebrar el monopolio de Moscú del transporte del gas en el Mar Negro y Caspio, del que tanto depende Europa para alimentar las industrias y el consumo doméstico.

Este cambio de postura de Georgia provoca que las tropas rusas se vuelquen a favor del separatismo abjaso y abandonen la neutralidad. La semana pasada Moscú incrementó sus tropas en Abjasia hasta 3 mil, que es el límite permitido como mediador. El flamante presidente Medvedev amenazó con usar la fuerza si Georgia vuelve a invadir Abjasia, como sucediera en 1992.

Contexto histórico

El origen del conflicto se remonta a 1921, cuando Abjasia fue proclamada república autónoma dentro de la URSS. Con la llegada del georgiano Stalin al poder, Abjasia fue conminada a permanecer bajo la soberanía de Georgia, y se incrementó la masiva migración de georgianos a la provincia, lo que produjo que los abjasos fuesen una minoría dentro de su propia nación.

Luego del desmembramiento soviético en 1991, tanto Georgia como Abjasia declararon su independencia. El gobierno georgiano invadió Abjasia para evitar la secesión, lo que provocó una persecución étnica de georgianos y el ingreso de las tropas rusas para mediar en el conflicto.

La debilidad rusa durante la década pasada alentó a la OTAN a extenderse sobre la ex URSS por motivos geopolíticos y sobre todo por los recursos energéticos del Cáucaso. En noviembre de 2003, varias ONG occidentales produjeron la caída del presidente georgiano aliado de Rusia, Eduard Shevardnadze, sustituyéndolo por el actual Mijail Saakashvili, que le abrió la puerta a los inversores europeos y norteamericanos y expulsó a los capitales rusos.

Contexto económico

La importancia económica de la región está directamente relacionada con los cuantiosos yacimientos de gas y petróleo recientemente descubiertos en la cuenca del Mar Caspio, que se disputan las compañías energéticas occidentales por un lado y las rusas y chinas por el otro. En la actualidad, Rusia tiene grandes ventajas sobre sus competidores occidentales, ya que le abastece a la UE el 25 % del gas que consume y además tiene una infraestructura de gasoductos armada de varias décadas atrás, en cambio Occidente hace sólo diez años que comenzó a acercarse tímidamente a la región de tradicional influencia rusa.

En los últimos 4 años EE.UU. y la UE lograron cambiar regímenes aliados de Rusia en Georgia y Ucrania por gobiernos pro occidentales, de esta manera pudieron construir gasoductos propios sin depender de Rusia como proveedor, que utiliza el gas como presión sobre los países ex soviéticos intermediarios y sobre Europa.

La inauguración en 2006 del oleoducto más caro de la región por parte de la British Petroleum, que transporta el petróleo desde Azerbaiyán, atraviesa Georgia y llega hacia Turquía, fue una de las cartas fuertes de Occidente contra la red de transporte de energía de Moscú, evitando el territorio ruso y los países enemigos de Occidente, como por ejemplo Irán.

Hoy en día están en juego dos megaproyectos de abastecimiento del gas del Caspio a Europa: el gasoducto Nabucco, planificado por la UE con un costo aproximado de 5 mil millones de dólares y el South Stream, proyectado por Rusia, que cuesta el doble.

El proyecto Nabucco está estancado por las presiones de Turquía, que tiene como objetivo canjear el paso del gasoducto por su territorio por una rebaja en las tarifas del gas y el ingreso a la UE.

En cambio, el South Stream fue aceptado por varios países de Europa del este, que aunque vaya en contra del plan comunitario de los Veintisiete, les aporta importantes regalías por el transporte de energía por sus territorios.

Conclusión

La doble vara con la que las potencias miden los conflictos internacionales se puede apreciar claramente en este conflicto. Mientras que, para debilitar a Serbia, Washington y Bruselas apoyaron unilateralmente la independencia de Kosovo, que es ilegal desde el punto de vista del derecho internacional, condenan el separatismo dentro de los países pro occidentales, como Georgia.

Tanto EE.UU. como la UE, van a enviar esta semana a altos funcionarios para terciar entre Georgia y Abjasia. Estos artificiales mediadores refuerzan en realidad las posturas georgianas en contra de la influencia rusa. Pero, no son los occidentales los únicos que se constituyen en mediadores parciales, sino que Rusia hace lo propio con el incremento de tropas para defender a los independentistas abjasos.

Es muy difícil que se produzca una guerra abierta entre Rusia y Georgia, sólo se esperan algunas escaramuzas entre georgianos y abjasos, ya que un conflicto armado involucraría a la OTAN y produciría una posible venganza rusa en el incremento del precio del gas que le vende a Europa. Para bajar la tensión, Saakashvili le propuso a Abjasia la vicepresidencia de Georgia, que ya fue rechazada por los separatistas.

La llave de la paz la tiene Moscú con su habilidad para manipular su influencia sobre el separatismo abjaso, equilibrando por un lado las presiones contra el avance de la OTAN y los proyectos energéticos occidentales y por el otro el grado de apoyo que le brinda a los rebeldes, pero como última opción va a reconocer la independencia de Abjasia, ya que esto produciría un enfrentamiento de una magnitud no deseada con Europa y EE.UU.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: