Estados Unidos – Rusia: El polémico escudo antimisiles

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

La propuesta que Vladimir Putin le extendió a George Bush en Berlín con el fin de cambiar la localización del escudo antimisiles, reemplazando a Chequia y Polonia por la base rusa de Azerbaiyán demuestra que Moscú no se resigna a quedar al margen de este gigantesco negocio, que ya vislumbraba el ex presidente norteamericano Ronald Reagan.

Ver también: Nueva guerra fría

2007_06_09_escudo

Radar norteamericano que detecta misiles intercontinentales

La función de esta arma defensiva no es tanto la posible lluvia de misiles norcoreanos, ni tampoco la disuasión del supuesto desarrollo de armas atómicas por parte de Irán, sino que significa una gran inversión en sí misma.

Es decir, lo financian los estados y se benefician las empresas privadas que lo construyen. Esto supone una vez más el traspaso del capital público al privado.

Sin embargo, el desarrollo de este sistema misilístico puede causar el temido efecto que se pone como excusa para su construcción. Por ejemplo, la invasión a Irak constituyó un verdadero caldo de cultivo para el extremismo. Antes de la guerra, en el Irak de Sadam Husein, Al Qaeda no tenía presencia. Pero después de 2003, el grupo liderado por Osama bin Laden pasó a ser uno de los focos de insurgencia más radicalizada en este país.

Lo mismo puede llegar a ocurrir mediante la implementación del escudo antimisiles en Europa. Por supuesto, que no constituiría el mismo peligro que hubiese significado durante la Guerra Fría, pero podría torcer el rumbo programa nuclear iraní hacia un seguro desarrollo de armas atómicas y podría alentar a Corea del Norte a que construyera misiles más sofisticados capaces de perforar la barrera estadounidense – porque Norcorea no tiene otra opción que negociar y demostrar su fuerza al mismo tiempo -, lo que desestabilizaría más la región de extremo oriente.

Durante la Guerra Fría hubiese estado más justificado su construcción, sin embargo, a lo que induciría en este momento es a una absurda y peligrosa carrera armamentista, que causaría un mayor desequilibrio mundial, el cuál se sumaría a las ya inestables situaciones de Irak y Afganistán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: