Costa de Marfil atacó una base francesa

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

La ruptura de la tregua por parte del gobierno marfileño, en contra de los guerrilleros rebeldes, ha provocado, ayer sábado, un enfrentamiento armado directo con el ejército francés, que tiene alrededor de 4.500 soldados en este país africano.

2004_11_07_costa

Nueve militares franceses murieron por causa de los bombardeos del ejército de Costa de Marfil en la ciudad rebelde de Bouaké. La inmediata reacción de los efectivos franceses consisitó en el derribamiento de tres helicópteros del gobierno marfileño y la orden del presidente francés Jacques Chirac de destruir aviones que respondan al gobierno.

País modelo

Costa de Marfil fue, desde que se descolonizó de Francia en 1960, un país modelo en la región. Enrolado en el bloque occidental durante la guerra fría, sufrió como varias ex colonias francesas la intervención directa de la economía por parte de París y el unipartidismo hasta el año 1990.

No existían odios raciales de importancia, aunque la población estuviese dividida en cinco grandes grupos étnicos: fundamentalmente el norte y el oeste están constituídos por una mayoría musulmana y el sur y el este del país, cristiana y animistas.

Guerra Civil

Costa de Marfil tuvo una convivencia política y étnica pacífica. Nunca había habido golpes militares, hasta que en diciembre de 1999, Robert Guei al mando del ejército derrocó al presidente Henri Konan Bedie. En octubre de 2000 Guei convocó a elecciones y se proclamó ganador.

Los veedores internacionales denunciaron el fraude y evidenciaron que el ganador había sido el actual presidente, Laurent Gbagbo. Pero, en las elecciones habían sido proscriptos los dos partidos mayoritarios: el encabezado por el musulmán Alassane Ouattara y el liderado por el derrocado Henri Konan Bedie.

Nunca antes se habían producido graves enfrentamientos religiosos, hasta que los musulmanes del norte no toleraron que se anulara a su candidato y comenzaron la quema de iglesias y la matanza de cristianos. Estos se vengaron asesinando musulmanes y quemando mezquitas.

La guerra civil estalló y el gobierno de Gbagbo logró contenerla de manera precaria hasta septiembre de 2002, cuando la guerrilla musulmana volvió a atacar a la minoría cristiana del norte del país y se registraron alzamientos rebeldes en las principales ciudades. En ese momento, el gobierno acusó al ex dictador Robert Guei de promover nuevos disturbios.

Pero, el mismo día en que se iniciaron los nuevos enfrentamientos, el 19 de septiembre, Guei fue asesinado por las fuerzas del gobierno.

Gobierno de Unidad Nacional

Por fin en julio de 2003 se logró convocar a un gobierno de unidad nacional que incluía a sectores del presidente Gbagbo con los disidentes musulmanes. Tanto como los países africanos, Francia y la unión Europea patrocinaron la tregua, pero exigieron a Costa de Marfil que abriera su mercado interno, privatizara las empresas estatales y reduzca los salarios.

La ONU envió 6 mil cascos azules, Francia 4.500 soldados y varios países africanos 12 mil efectivos que tendrían como objetivo garantizar la paz y la unidad del gobierno.

Nuevos enfrentamientos

Los temas álgidos que dividen actualmente el país son: el desarme de los rebeldes y la revocación por parte del Parlamento de la ley que prohibe al musulmán Ouattara ser candidato a presidente porque su padre no es marfileño, sino que nació en Burkina Fasso.

La oposición denunció en varias oportunidades que el gobierno de Gbagbo está trabando en el Parlamento la revocación de la ley.

Vencido ya el plazo, la negativa a desarmarse por parte de los guerrilleros musulmanes disparó el jueves pasado un ataque del gobierno a los asentamientos de los rebeldes incluída una base militar francesa.

Relaciones con Francia

Como ocurrió con las demás colonias francesas en África, Francia no terminó de retirarse después del proceso descolonizador de la década del 60. Sus empresas siguieron monopolizando el comercio y los servicios marfileños.

La apertura del mercado interno exigido en 2002 por la Unión Europea perjudicó a Francia, quien había sido el principal socio comercial y el beneficiario de Costa de Marfil.

A partir de ese momento, el gobierno de Gbagbo acusó a Francia de estar defendiendo los intereses de los rebeldes y de apoyarlos con sus tropas, Francia negó toda acusación, a pesar de que las reformas económicas fueran en contra de sus intereses.

El ataque a la base francesa el sábado pasado por parte del gobierno abre un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales. La gravedad de los incidentes pone a prueba si Francia es neutral realmente.

La comunidad internacional respalda a Gbagbo aunque la democracia que hay en Costa de Marfil no sea del todo completa. Claramente, hay una lucha de intereses económicos en los que se encuentra Francia y los musulmanes marfileños de un lado y el resto de la Unión Europea, la Unión Africana y el gobierno de Gbagbo del otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: