Petróleo: ahora van por África

Por Maximiliano Sbarbi Osuna

Los ataques a los oleoductos iraquíes y saudíes, el daño en la producción de petróleo en el Golfo de México debido a los últimos huracanes, el aumento de la demanda de la creciente industria china y la guerra de guerrillas de la étnia Ijaw en Nigeria ha disparado el precio del barril de petróleo a más de 50 dólares, un récord en más de dos décadas.

2004_10_07_africa

Con la declaración de la independencia de la República de Biafra en el sur de Nigeria en 1967, la etnia Ibo alcanzaba fama y poder internacional, al administrar uno de los estados más ricos en petróleo de toda África. Pero, con el correr del tiempo esto se demostró que no fue así, ya que detrás de ese desmembramiento del país más poblado del continente, se encontraban grandes intereses de compañías petroleras francesas, en contra de las estadounidenses y británicas que no apoyaron la secesión. Tres años después el apogeo de los ibos terminaría para siempre con la destrucción de Biafra.

Barril por encima de 50 dólares

Los ataques a los oleoductos iraquíes y saudíes, el daño en la producción de petróleo en el Golfo de México debido a los últimos huracanes, el aumento de la demanda de la creciente industria china y la guerra de guerrillas de la étnia Ijaw en Nigeria ha disparado el precio del barril de petróleo a más de 50 dólares, un récord en más de dos décadas.

De acuerdo con Amnistía Internacional, más de 500 muertos en menos de un mes se produjeron en Nigeria, desde que la etnia del Delta del río Níger, Ijaw se levantaran en armas contra las empresas Shell y Agip y contra el gobierno de Nigeria obligando a interrumpir la extracción de crudo.

Los Ijaw viven, al igual que los Ibo, en la zona nigeriana más rica en hidrocarburos, cuya explotación los empobreció más. Pero, al parecer, a diferencia de sus vecinos, no cuentan con apoyo externo.

La amenaza de los guerrilleros de atacar blancos humanos que trabajen en empresas petrolíferas provocó que Shell retirara gran parte de sus empleados de la zona y que la extracción de crudo disminuyera considerablemente.

Nigeria es el séptimo productor mundial de petróleo: produce 2,3 millones de barriles por día.

Exigencias de los Ijaw

Si bien, la población ijaw se mantiene al margen de los grupos guerrilleros, las Fuerzas Voluntarias de los Pueblos del Delta – el principal grupo armado – exige que las empresas cesen de contaminar el suelo y el agua, piden participación de los ijaw en los beneficios del petróleo y la autodeterminación de la etnia, al igual que lo hicieran los Ibos hace casi 40 años.

Aunque ya hubo enfrentamientos entre el ejército nigeriano y las guerrillas del Delta, el líder de la principal fuerza insurgente – Dokubo Asari – mantuvo reuniones con el presidente del país – Olusegun Obasanjo, quien según la Unión Europea asumió en 2003 por medio de elecciones fraudulentas. Hasta ahora hay una tensa calma, pero el conflicto está lejos de resolverse.

Interés por el petróleo africano

Estados Unidos importa 1,5 millones de barriles diarios de África Occidental, es decir, la misma cantidad que recibe de Arabia Saudita. Las crisis de Medio Oriente ha puesto a África en la mira las principales compañías de petróleo. Para 2010, EE.UU. planea haber aumentado al doble la importación africana de crudo.

La extracción de petróleo de África ha causado, según organismos de Derechos Humanos, desastres humanitarios y ecológicos, entre los que se encuentran por ejemplo: contaminación de las tierras fértiles y del agua de Chad y Camerún, propagación del SIDA, ya que muchas prostitutas siguen el itinerario de trabajo de los obreros del petróleo sin ningún control sanitario.

El fruto que produjo el oleoducto que va desde Chad hasta la costa de Camerún se calcula en 4.700 millones de dólares y sus beneficiarios fueron las empresas Chevron, Exxon, Petronas; los prestadores Banco Mundial y Banco Europeo de inversiones, quienes recibieron la mayor parte. Mientras que Chad recibió 62 millones y Camerún 18,6 millones. Es evidente que la corrupción entre el poder económico extranjero y el político local ha provocado que se saquee este recurso natural no renovable, a lo que se suma que las poblaciones de esos países viven en su mayoría en situaciones paupérrimas de alimentación.

País por país

SUDÁN: El conflicto de Darfur, en Sudán también tiene que ver con el petróleo. La presión que sufren las Naciones Unidas para que se sancione a Sudán, por la violación de Derechos Humanos, por parte de Estados Unidos se contrapone con los intereses de las empresas petroleras rusas y chinas que quieren extraer crudo y ganar ese mercado inexplorado para ellas. Por eso Rusia y China presionan al Consejo de Seguridad para que no se sancione al gobierno sudanés.

GUINEA ECUATORIAL: Grupos opositores al tiránico gobierno de Teodoro Obiang Nguema han denunciado a EE.UU. de quitar de la lista negra de países sancionados a causa de regímenes totalitarios a Guinea Ecuatorial. Al mismo tiempo, se han registrado grandes transferencias de la familia del presidente Obiang hacia cuentas bancarias norteamericanas.

LIBIA: El levantamiento de las sanciones de EE.UU. con Libia por su supuesta colaboración en contra de las armas de destrucción masiva le abrió las puertas a varias compañías petroleras europeas y estadounidenses, las cuáles ya se han establecido en el país norafricano para empezar con la extracción de petróleo.

GABON: El descubrimiento en 2004 de nuevos yacimientos por parte de la empresa Shell ha lanzado a compañías norteamericanas a invertir en la exploración de este país africano.

ANGOLA: La mayoría de los recursos de hidrocarburos angoleños están inexplorados debido a la guerra civil que devasta al país desde su independencia en 1975, por eso los gobiernos occidentales están mediando para alcanzar la paz que les permita invertir en petróleo.

Otros países que han recibido en los últimos dos años más afluencia de empresas productoras de petróleo son: Congo (República Democrática), Congo (República Popular), Sudáfrica, Costa de Marfil y Camerún.

Conclusión

La población africana occidental, cuyo suelo es rico en petróleo permanece indiferente ante el saqueo petrolero – actual y al que está por venir – por parte de sus gobiernos y del capital multinacional, ya que debe hacer frente a la pobreza, que en gran parte ha sido propagada por esta clase de negocios, que excluyen a los habitantes de estas tierras.

Los Ijaw no tienen el apoyo que tenían los Ibo, por eso lo más probable es que fracasen en querer detener la marea de extracción de crudo que se avecina a nivel continental.

Las Naciones Unidas nada pueden hacer, ya que están viciadas por las presiones de sus propios miembros, los cuáles responden a los intereses de las gigantescas empresas privadas.

Más allá de que las guerrillas Ijaw estén compuestas por mercenarios – como acusa el gobierno de Nigeria -, si no surgen más grupos insurgentes lo más seguro es que la contaminación, la corrupción y la pobreza aumenten en el ya castigado continente africano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: